policiales policiales
viernes 09 de marzo de 2018

Por su edad, el esposo de Concepción puede pedir la prisión domiciliaria

Roberto Luis Aduano López (70) fue imputado de manera formal por homicidio agravado y pasó a la cárcel.

Hace 20 días el fiscal Gustavo Pirrello ya tenía la firme presunción de que la desaparición de Concepción Arregui Moreno (59) no era una ausencia voluntaria, sino un crimen. Y ya tenía sospechas fundadas de que Roberto Luis Audano López (70), el marido, la había matado.

Con pocos elementos (en su auto se encontró una mancha de sangre que correspondía a Concepción Arregui y el GPS de su celular se ubicó en Potrerillos el día del crimen) pero suficientes como para sostener por un par de días la medida, el fiscal le ordenó a la policía que fuera a buscar a Audano a su casa y lo detuviera. El hombre, que ya había sentido la presión de sentirse vigilado y sabiendo que lo tenían como principal sospechoso, vio llegar a la policía, supo que le había llegado el momento y les dijo a los uniformados, mientras le colocaban las esposas, que él la había matado y que había arrojado el cuerpo al lago de Potrerillos.

Rápidos de reflejos, sabiendo que esa confesión ante ellos no tiene valor legal para el expediente, los policías aprovecharon que un asistente del fiscal estaba presente y le tomaron declaración formal.

Una confesión plena y judicializada, sobre la que la defensa de Audano solo podrá cuestionar que cuando la hizo no tenía asistencia legal presente.

En su casa encontraron una pistola calibre 22 marca Bersa Thunder, una pistola marca Colt calibre 11,25, una carabina calibre 308 marca Savage y una carabina marca Winchester 4440. Las dos armas cortas estaban con balas en recámara. Además había $15.000 en efectivo y cheques del banco Santander Río por $10.000.

El jueves Audano, imputado formalmente por homicidio agravado, consiguió alojamiento en la cárcel. Debido a su edad, podría pedir la prisión domiciliaria, aunque el defensor oficial todavía no la ha solicitado.

A Concepción le decían Conchy. Era chilena y trabajó como corredora de seguros. No tenía hijos ni hermanos y sus padres ya habían fallecido, pero tenía un contacto fluido con sus primos y sobrinos, con quienes se comunicaba a diario en un grupo de WhatsApp y también en Facebook.

Hace cuatro años había decidido vender todos sus bienes y radicarse en Argentina. Ya tenían una relación amorosa con Audano y habían decidido convivir.

La pareja vivía en un barrio semiprivado de Luján y los vecinos, que están profundamente sorprendidos por lo ocurrido, los califican de "una muy linda pareja, que parecía llevarse muy bien y que eran muy simpáticos y amables".

Pero el propio Audano había reconocido ante la Justicia que, desde hace unos meses, tenían una fuerte crisis y habían decidido separarse.

Incluso la versión que le había dado hasta el miércoles a la Fiscalía pretendía sostener esa versión: que el lunes 5 de febrero él había llevado a Concepción a la terminal de Mendoza con dos valijas para que viajara a Chile, a pesar de que no había reservado pasaje. Dijo que la dejó allí y se fue, antes de saber si había concretado el viaje y que nunca la volvió a ver. Eso dijo. El miércoles, cercado, cambió la versión y confesó. La mató y fue a Potrerillos para deshacerse del cadáver.

Un homicidio sin cuerpo
En Potrerillos los buzos no han encontrado nada y la verdad es que no hay muchas expectativas de que la búsqueda arroje resultados positivos. Aguas profundas, el fondo del lago blanco y con mucho barro, lo que fueron alguna vez cercos, alambres, postes, plantaciones, hasta alguna vivienda, todo antes de que se llenara la represa, hacen muy posible que el cuerpo quede enganchado en algo y no vuelva a flote o que no logre ser detectado por los buzos.

En 2015 allí se estrelló un helicóptero y los cuerpos de sus dos ocupantes no pudieron ser hallados, a pesar de la intensa búsqueda.

Mensaje de la familia
"Nos robaron su alegría, nos quitaron su compañía, nos dejaron un tremendo vacío de lo que fue su hermosa presencia en la vida de cada uno de nosotros. Paradójicamente, en víspera del Día Internacional de la Mujer, del día en que se exige poner alto a la precarización de la vida de las mujeres, nos golpea la terrible noticia: la de tu forzada partida. Eres tú cristalizada en un hecho que golpea a cada hogar por la brutalidad que significa el que un hombre haya tomado la decisión de impedir el que una mujer rearmara su vida junto a los suyos. Porque aquí dejaste todo, sin miedo, con el objetivo de establecer un proyecto de vida, y no nos cabe duda de que al no resultar ello hubieras vuelto, y con tu enorme fuerza, levantarte y rehacerte rodeada por quienes te queremos. Tu cuerpo aún no vuelve a nosotros, y es lo primero que esperamos. Luego, verdad y justicia, a como dé lugar, a quien tenga que pagar por esto; a quien no haya informado, a quien se haya hecho cómplice...", escribieron sus familiares en Facebook.
Fuente:

Más Leídas