policiales policiales
miércoles 23 de mayo de 2018

Piden perpetua para acusado de participar en un asalto fatal

Rubén Kochan fue asesinado en 2016 en su casa, ubicada en una finca de Maipú. Dos ladrones lo mataron en un forcejeo. El autor no fue detenido, pero sí su presunto cómplice

Al borde de ser condenado a prisión perpetua ha quedado un hombre acusado de haber participado en un asalto que terminó en la muerte de una persona. El hecho fue en 2016 en una finca de Maipú. Si bien el autor del disparo fatal nunca fue detenido, su presunto cómplice está siendo juzgado y se pidió para él la pena más severa.

La víctima de este suceso fue Rubén Kochan (47), ultimado de un balazo en su casa por ladrones que habían ingresado en la noche del 4 de abril. Dos fueron los asaltantes que perpetraron el atraco y que no logran llevarse nada, pero sí terminar con la vida de este hombre. Tiempo después se detuvo a un joven de apellidos Barrionuevo Tarragona, quien esta semana ha sido juzgado en la Sexta Cámara del Crimen.
El sospechoso está sindicado como coautor del asesinato, y en la instancia de los alegatos el fiscal de cámara Fernando Guzzo pidió que sea condenado a prisión perpetua por homicidio criminis causa, que es matar para ocultar otro delito, en este caso el robo.

La querella adhirió a lo solicitado, en tanto que la defensa fue por un homicidio en ocasión de robo, entendiendo que le correspondería una condena mínima de 10 años. Al debate sólo le resta la fecha para conocer el veredicto, que aún no está confirmada.

Al juicio llegó otro sospechoso, que en el transcurso de las audiencias pudo comprobar que no tuvo participación en el asalto y fue sobreseído. Esta persona acreditó que en aquella noche se encontraba con su hijo en un hospital. La causa se cerró sin poder detener al sujeto que le disparó a Kochan y lo mató.

Forcejeo fatal
Aproximadamente a las 23 de ese 4 de abril, dos jóvenes irrumpieron en la casa de Rubén ingresando por la puerta del frente, la cual no tenía medidas de seguridad. En el living se encontraban su hijo y nuera, quienes fueron reducidos rápidamente por los asaltantes.

Los maleantes se disponían a llevarse el televisor, cuando el padre de familia escuchó ruidos y salió de su habitación, donde dormía. Al notar la situación, comenzó a forcejear con uno de los ladrones y recibió un disparo en la zona intercostal que terminó con su vida a los pocos minutos. Los delincuentes huyeron sin llevarse ninguna pertenencia.

En el terreno ubicado en calle Castro Barros al 4300, la familia Kochan vivía desde hacía varios años. En medio de las plantaciones de olivos había tres viviendas. Rubén vivía en una casa prefabricada ubicada en el medio del terreno, en tanto que su padre residía en la casa frontal y su hermana en la parte trasera.

Si bien Kochan cuidaba las plantaciones a cambio de la estadía de su familia, desde hacía 22 años también trabajaba en una empresa cartonera situada en el carril Rodríguez Peña.

En su casa de la finca residía junto con su esposa, uno de sus dos hijos y su nuera. Los cuatro se encontraban en el hogar cuando dos sujetos irrumpieron y asesinaron a la víctima.
Fuente:

Más Leídas