policiales - Las Heras Las Heras
lunes 06 de noviembre de 2017

Pasaron de ser sospechosos de un robo a un policía a ser víctimas

Un uniformado repelió a disparos un intento de asalto. A la misma hora, dos jóvenes ingresaron heridos a distintos hospitales. Finalmente determinaron que también fueron víctimas de otros asaltos.

Una madrugada caótica para las autoridades policiales se vivió en Las Heras durante el sábado pasado. Dos hombres que fueron baleados pasaron de ser sospechosos de un intento de asalto a un policía a ser víctimas de otros robos. Ninguno de los tres hechos protagonizados por armas de fuego fue informado por el Ministerio de Seguridad.

5.24 horas. Pablo Ricardo Vargas Arce (27) ingresó al Hospital Lagomaggiore. Al joven le diagnosticaron herida de arma de fuego en el costado izquierdo del abdomen, sobre la ingle, con orificio de entrada y salida.Tras salir del quirófano, alcanzó a manifestar que fue atacado en la zona del Bajo Las Heras, donde le dispararon en el marco de un robo.

5.52 horas. Lucas Joan Hernández (25) se encuentra con una mujer en el interior de su auto, un VW Gol Trend, en la zona del mirador de El Challao. El joven es auxiliar de la Policía y presta servicio en la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR). Horas antes, algunos colegas habían realizado el patrullaje habitual por la zona y le pidieron que se retire del lugar ya que las parejas suelen ser víctimas de asaltos.

El efectivo hizo caso omiso a la recomendación. Dos individuos intentaron abrir la puerta de su auto y le apuntaron con un arma de fuego. Hernández repelió la acción efectuando entre 3 y 4 disparos con su arma reglamentaria. En el horario indicado se presentó en la Comisaría 43, notificó lo ocurrido y radicó denuncia. Aseguró no haber visto si logró impactar a los ladrones.

5.56 horas. Mauro Nahuel Páez Flores (20) ingresó al Hospital Carillo con un disparo que le ingresó por el glúteo derecho y salió por el izquierdo. Si bien estaba sedado debido a una crisis de abstinencia, alcanzó a relatar que fue víctima de un robo en la zona del Cinco Mil Lotes y le quitaron sus zapatillas. De hecho, había llegado descalzo hasta el hospital.

Debido a la similitud de los hechos, el fiscal de Robos Agravados ordenó una consigna policial en la habitación de los heridos. La primera hipótesis se caía de maduro: eran quienes intentaron asaltar al policía Hernández.

Pero el avance investigativo descartó la versión. Las huellas de los baleados no coincidan con las que quedaron marcadas en la parte exterior de la puerta del uniformado. Incluso este último no pudo reconocerlos y tampoco se pudieron cotejar los proyectiles que hirieron a los jóvenes con el arma reglamentaria de Hernández.

El hecho terminó diviéndose en tres expedientes penales por robos agravados cometidos en Mendoza. Pese a que en dos de ellos hubo personas baleadas, ninguno fue informado por el Ministerio de Seguridad en su parte diario de prensa.

Las pesquisas a cargo del fiscal Alessandra no tienen detenidos ni identificados hasta el momento. Sólo se halló una bala completa de calibre 32 largo en el lugar donde el policía repelió el asalto, evidencia extraña ya que la bala no había sido percutida y no corresponde al arma reglamentaria de auxiliar.

Fuente:

Más Leídas