policiales - abuso sexual abuso sexual
jueves 19 de octubre de 2017

Ocho años y medio de prisión por abusar cinco veces de su hijastra

Los hechos ocurrieron entre 2014 y 2015 en una casa ubicada en Lavalle. La declaración de la víctima, de 7 años, fue fundamental en el caso.

En un proceso oral que terminó más rápido de lo esperado, la Justicia encontró culpable a un hombre de abusar sexualmente en cinco ocasiones a la hija de su pareja, una menor de 7 años de edad.

En la mañana del miércoles, Roberto David Agüero Flores (37) fue condenado a ocho años y medio de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal, cometido en cinco hechos. Este fue el veredicto al que arribaron los jueces María Belén Salido, Agustín Chacón y Gabriela Urciolo.

Si bien se esperaba que el proceso penal en la Séptima Cámara del Crimen se extendiera desde ayer hasta el viernes, se realizó un juicio abreviado que resolvió todo sin necesidad de producir las pruebas. Punto a favor de esto es que no fue necesario que la víctima volviera a declarar.

Para la probation el acusado debió admitir su culpabilidad en los hechos y las partes pactaron la condena. Esto fue acordado por la defensora oficial Silvina González y la fiscal de Cámara María Paula Quiroga. También intervino en el proceso la asesora de menores María Alejandra Panella.

Cámara Gesell, fundamental

Los cinco vejámenes que cometió Agüero contra su hijatra de 7 años ocurrieron durante un lapso de un año a partir del 23 de agosto de 2014. El victimario, la víctima y su progenitora convivían en una casa ubicada en el barrio Los Olmos, en la localidad lavallina de Costa de Araujo.

Según relató la menor en su declaración durante la etapa de investigación, el abusador aprovechaba cuando su madre se iba a trabajar en turno nocturno. En esos momentos, Agüero la llamaba a su habitación, la obligaba a desvertirse y la abusaba anal, oral y vaginalmente.

"Me decía que no dijera nada porque si no me iba a retar", manifestó la pequeña en su declaración. De todas formas, decidió confesarle a su madre los hechos a los cuales era sometida, aunque la progenitora no le creyó. Días después, la niña buscó ayuda en su padre, quien inmediatamente radicó la denuncia en la Oficina Fiscal 7.

La investigación liderada por el fiscal departamental Darío Nora también se nutrió con la declaración de la progenitora, el informe del Cuerpo Médico Forense y del Equipo para el Abordaje del Abuso Sexual Infanto-juvenil (Epassi), entre otras evidencias.



Fuente:

Más Leídas