policiales - Mar del Plata Mar del Plata
martes 26 de diciembre de 2017

Misterio por el robo del cadáver de un bebé en un cementerio

Este lunes familiares y allegados realizaron una marcha pidiendo justicia y el esclarecimiento del hecho.

Una pareja denunció que el cuerpo de su hijo de un año y tres meses desapareció del ataúd en el que había sido ubicado en el sector de depósito del Cementerio de Otamendi, a 38 kilómetros de la bonaerense ciudad de Miramar.

El hecho fue descubierto este domingo por la tarde, alrededor de las 16:30, cuando Alberto, el padre de Ciro de un año y tres meses fallecido el 10 de diciembre a causa de una neumonía severa, concurrió junto a su familia a la necrópolis para llevarle flores y se encontraron con el cajón que estaba en la zona del depósito, forzado y sin el cuerpo en su interior.

Esto fue denunciado rápidamente por los familiares ante la subcomisaría local y comenzó un proceso de investigación con el aporte de efectivos de Sub DDI Miramar.

"Nadie sabe nada, nadie nos puede decir nada, estamos desesperados", aseguró Alberto.

Las primeras pericias determinaron que una estructura metálica de acceso al depósito había sido violentada y la tapa del féretro estaba claramente rota en sus sujeciones.

Acudieron al cementerio el Defensor del Pueblo Adjunto en Derechos Humanos y Usuarios de Servicios de Salud, Marcelo Honores y también el intendente municipal, Germán Di Cesare, junto a demás funcionarios de Otamendi, quienes le brindaron contención a la familia, según publica el diario La Capital de Mar del Plata.

Las tareas de investigación se realizaron sobre inmediaciones del cementerio -que permanece custodiado con personal municipal sólo de lunes a sábados de 8:00 a 11:00-, siguiendo posibles huellas y demás datos aportados por los peritos.

El rastrillaje también se extendió por alrededores del casco urbano, las vías del tren hacia Miramar y el puente alto de la ruta 88, aunque hasta ahora no hay mayores novedades.

Este lunes familiares y allegados realizaron una marcha pidiendo justicia y el esclarecimiento del hecho.

Como sucediera tiempo atrás con un nene de 2 años de la colectividad boliviana de El Boquerón, cuyo cuerpo apareció mutilado en inmediaciones de un arroyo sobre la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sur, ahora, durante la víspera de Navidad, la pequeña localidad rural volvió ser sacudida por el robo del cuerpo y se abrió una nueva investigación con participación de la fiscalía de Miramar, a cargo de Ana Caro.

Días después se comprobó que el cuerpo había sido robado del mismo cementerio de Otamendi, aunque en ese caso el cajón no estaba en depósito sino que fue desenterrado y ultrajado previamente.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas