policiales policiales
viernes 17 de noviembre de 2017

"Me disparó a quemarropa", dijo uno de los policías baleados

Elbio Gerlero sufrió un disparo en su pierna derecha debajo de la rodilla. El proyectil quedó alojado en ese lugar.

"Me tiró a quemarropa, es la primera vez que me pegan un balazo", dijo el día después Elbio Gerlero, uno de los policías que fue atacado, junto a su compañero Gabriel Nuñez, por tres delincuentes que intentaron robar en la escuela Armada Argentina ubicada en la esquina de El Libertador y Cantoni, en las inmediaciones del barrio el Molino.

El auxiliar sufrió un disparó en la pierna derecha abajo de la rodilla a una distancia de dos metros y la bala le produjo una fisura de tibia y peroné.

Con la pierna vendada y la herida sin cerrar aún, Gerlero contó a UNO San Rafael que "fuimos a verificar un llamado que hizo un vecino que observó a tres hombres armados en el interior de la escuela"

Al llegar empezaron los balazos, no menos de 15 detonaciones se escucharon después de las 22 en esa esquina que pudo ser una trampa mortal para los policías.

Es que Nuñez en el intento de alcanzar a los ladrones también sufrió un disparo en su hombro y Gerlero que fue en apoyo de su compañero se encontró con uno de los delincuentes que en la fuga, a tan sólo dos metros de distancia, le disparó en la pierna.

Gerlero terminó tendido en el suelo, sacó su arma reglamentaria y efectuó dos disparos contra el piso.

Luego se reincorporó pero volvió caer, "el delincuente escapó por El Libertador hacia el sur, giró por Juan XXIII y se internó en el barrio El Molino".

"Me llevaron al hospital, allí estaba mi esposa, no quería que los avisaran", dijo el auxiliar y agregó que "me hicieron placas y curaciones y volví al lugar de los hechos para declarar ante el ayudante fiscal".
Luego "nos quedamos un rato hasta que empezaron a volar las piedras y regresé a la base".

Padre de tres hijos, no es la primera vez que participó de un enfrentamiento armado. "Teníamos mucha adrenalina, no pudimos identificar a los delincuentes porque la luz era muy escasa", admitió el policía.

En este contexto ratificó que "esta situación no me quita las ganas de seguir siendo policía, necesitamos que la ciudadanía nos apoye y que cambien las leyes", admitió con la cabeza gacha.

En este marco el jefe de Cuerpos Especiales, Miguel Sánchez, destacó la participación "de sus policías" y añadió que "no vamos a descansar hasta atrapar a estos delincuentes. El territorio es de los buenos ciudadanos y de la Policía, no de los ladrones", remarcó con énfasis.

Es que la causa quedó en mano de Investigaciones, pero este jueves se realizaron varios operativos "de saturación" en la zona para encontrar a los culpables.

"Agradezco a los policías que arriesgaron su vida y a todo el equipo de trabajo que nos acompanó durante el operativo", mencionó Sánchez.

Fuente: Diario Uno San Rafael
Fuente:

Más Leídas