policiales - Mendoza Mendoza
martes 21 de noviembre de 2017

Mató en un choque y lo juzgarán por homicidio simple

Este miércoles comenzará el juicio contra Reinaldo Cocco (49), quien en 2015, manejando en contramano y borracho, atropelló a un motociclista. Arriesga una severa condena.

Otro caso complejo, de esos que siempre dejan espacio para la polémica, se desarrollará esta semana en Tribunales, con un hombre que será juzgado por matar, en contramano con su auto y borracho, a un motociclista hace dos años. El conductor que provocó la tragedia llega al debate con la acusación de homicidio simple, que puede darle muchos años de cárcel, aunque esta imputación en este tipo de hechos pocas veces prospera.

A las 6 del 9 de julio del 2015, Sergio Reinaldo Cocco (49) conducía un Ford Fiesta por calle Perú de la Cuarta Sección, de Mendoza capital, en dirección sur-norte y en contramano. Al llegar a Fray Inalicán apareció una moto manejada por Gustavo Guzmán (28), quien era acompañado por Bruno Gutiérrez (25). El impacto fue fortísimo.

Guzmán falleció en el acto y Gutiérrez fue trasladado al Hospital Central en muy grave estado. Luego de un tiempo se recuperó. En el hecho también se vieron involucrados tres jóvenes que circulaban en un Fiat Uno por calle Perú, en sentido correcto, y también fueron impactados por el hombre del Ford Fiesta. Ellos salieron ilesos.

La víctima fatal, Gustavo Guzmán, padre de dos hijos.
La víctima fatal, Gustavo Guzmán, padre de dos hijos.
La víctima fatal, Gustavo Guzmán, padre de dos hijos.

Reinaldo Cocco fue derivado a una clínica por diversos golpes, pero a las horas fue dado de alta. De allí lo llevaron a la Comisaría Cuarta. El caso lo tomó el fiscal Gustavo Pirrello, quien decidió imputarlo por homicidio simple (tiene una condena de 8 a 25 años de prisión) con dolo eventual.

El dolo hace referencia a que este hombre siendo consciente del daño que podía causar manejando de esa manera, no desistió de su conducta.

Que iba con su vehículo en contramano y que el test de alcoholemia tras el choque arrojó 1,22 gramos de alcohol en sangre (lo permitido para manejar es menos de 0,50) comprometieron su situación.

El estado de borrachera de Cocco era evidente luego de que se bajó del rodado. "Balbuceaba y no se podía mantener en pie", describió en ese momento uno de los investigadores.

Tras dos años de instrucción en la causa, el caso llegó a juicio y arrancará mañana en la Cuarta Cámara del Crimen. En Tribunales hay expectativas, ya que siempre se torna interesante ver si este tipo de hechos pueden resistir en el debate la imputación con el dolo. Casi siempre, en esta instancia la carátula pasa a homicidio culposo y bajo este delito son condenados los sospechosos.

Cuando este ocurre, la pena va de 2 a 5 años, con posibilidades de excarcelación. En cambio, de mantenerse el homicidio simple con dolo la condena es de 8 a 25 años de cumplimiento efectivo.

El punto conflictivo se plantea en la dificultad de probar el dolo, es decir, que el conductor fue consciente del daño que podía provocar manejando así. Ante esto los jueces frecuentemente optan por condenar entendiendo que el acusado actuó de manera negligente o imprudente.

Estos fallos generan desazón en los familiares de las víctimas, que reciben la noticia de que el imputado termina con una pena leve y que no va a la cárcel. Más aún, cuando los culpables se encontraban bajo los efectos del alcohol, como en el caso que se ventilará desde mañana.

El debate contra Reinaldo Cocco está previsto que comience mañana, que siga el jueves y concluya el viernes con el veredicto.

Fuente:

Más Leídas