policiales - Femicidios Femicidios
martes 19 de junio de 2018

Mató a su ex porque estaba embarazada y le dieron perpetua

Luis Araujo fue sentenciado por el crimen de Marina Vedia, ocurrido en 2017. El hombre no quería asumir la paternidad ya que estaba empezando una nueva relación.

En una condena a prisión perpetua derivó el asesinato de una mujer en el 2017 en Guaymallén a manos de su ex pareja. La víctima estaba embarazada y para los investigadores ese fue el móvil, ya que el acusado había empezado otra relación y eso complicaba sus planes.

Los restos de Marina Vedia Durán (40) fueron encontrados el 21 de abril del año pasado en Los Corralitos. Exactamente en el callejón Grosso, un transeúnte los detectó y dio aviso al 911. Las partes del cuerpo estaban desintegradas y habían sido mutiladas por animales.

Los familiares de esta mujer habían hecho la denuncia por averiguación de paradero 10 días antes y tras el hallazgo pudieron reconocer las prendas de vestir que llevaba el día que desapareció.

En plena investigación del paradero, su ex novio Luis Araujo (36), el hoy condenado, se presentó a declarar para colaborar en la búsqueda. Su relato presentó contradicciones y cuando se confirmó que la mujer había sido asesinada, este hombre pasó a ser el principal sospechoso. El mismo día que se encontraron los restos de la víctima quedó detenido.

Los pesquisas se preguntaron por qué este hombre habría matado a Marina. Indagando en la vida personal de ambos, se supo que habían terminado una relación amorosa, pero que se seguían viendo. Vedia Durán estaba embarazada de tres meses y al parecer Araujo era el padre de ese bebé, aunque él no quería reconocerlo ya que estaba de novio con otra mujer y proyectaba esa relación. La autopsia determinó que la causa de muerte fue un golpe certero en la nuca con un elemento contundente.

La tecnología, clave en el caso
Más allá de que su declaración fue el primer indicio para que quedara tras las rejas, a Araujo lo complicó su celular. Los pesquisas determinaron, gracias al geoposicionamiento de su teléfono, que el hombre estuvo unas dos horas en el lugar donde encontraron el cuerpo el mismo día que desapareció Vedia Durán.

Además, vecinos de la víctima corroboraron que los habían visto juntos y los tres hijos de la mujer indicaron que eran frecuentes los encuentros de ellos en las madrugadas.

Todos estos detalles fueron ratificados durante el juicio con declaraciones, entre ellas la de una profesional de un centro de salud que confirmó que Marina fue un par de veces por su embarazo.

También dio su testimonio la actual pareja de Araujo, asumiendo la relación que por entonces comenzaban.

Con el motivo del homicidio bastante claro, llegó la declaración de un perito tecnológico que realizó el análisis del celular del acusado y que corroboró las sospechas de que este hombre había estado en el lugar en donde hallaron el cadáver.

El fiscal Gustavo Pirrello estuvo a cargo de la investigación y también participó en el juicio como parte acusadora, pidiendo la pena máxima para Araujo. El criterio fue compartido por el abogado querellante, en tanto la defensa fue por la absolución. Ayer, los jueces Ariel Spektor, Mauricio Juan y Nancy Lecek determinaron que al imputado le correspondía la pena de prisión perpetua.

El hombre nunca declaró durante el debate, por lo que su paternidad no terminó de confirmarse, más allá de que para Justicia ese fue el detonante.
Fuente:

Más Leídas