policiales - abuso sexual abuso sexual
miércoles 31 de enero de 2018

Los testimonios que complican al empleado judicial acusado de abusar de una menor

Los relatos de las menores de 12 años que estaban con él y el de un policía que los encontró al momento de tener relaciones sexuales son pruebas fundamentales contra Lucas Fernández (30).

Es inminente la llegada al penal de Lucas Fernández (30), mientras la Justicia está a pocos pasos de cerrar la investigación en su contra por abuso sexual. Más allá de los peritajes, las declaraciones testimoniales de los intervinientes en el expediente han sido claves para complicar al funcionario judicial del Este provincial.

Fuentes judiciales mencionaron que no restan muchas medidas para elevar a juicio el caso que lidera la fiscal departamental Valeria Bottini. Es que más allá de las pruebas médicas, las psicológicas y el hecho de ser atrapado en flagrancia -cometiendo el hecho-, las declaraciones que se han vertido son una pieza clave en la acusación.

Las víctimas

Las dos jóvenes de 12 años que estaban con Fernández al momento de ser detenido prestaron declaración en cámara Gesell.

Una de ellas, quien admitió haber tenido relaciones sexuales con el imputado, relató con detalles el transcurso de la jornada del jueves. La menor dijo que se conocieron en la plaza departamental de San Martín y se dirigieron al departamento de Lucas. "Nosotras de pelotudas entramos al auto", declaró, según consta en el expediente.

En ese ínterin, se dirigieron a comprar "merca" -cocaína- y bebidas alcohólicas, que ingirieron durante las horas siguientes. Antes de dirigirse al dique El Carrizal, ya había besado al funcionario judicial.

Otro pasaje importante de la testimonial es que admitió que había tenido relaciones sexuales con anterioridad -la Justicia investigará esto- y que le dijeron a Lucas y a su amigo que tenían 18 y 17 años, pero ambos le preguntaron varias veces la edad durante la jornada ya que no les creían.

Su amiga también detalló el consumo de estupefacientes y agregó que probó "porros" -cigarrillos de marihuana- que la hicieron quedar "re loca y mareada". La adolescente aseguró que cuando Fernández conducía hacia el dique lo hacía con una botella de whisky en su mano, que pasaba semáforos en rojo y que estuvo cerca de atropellar a una anciana.

Cuando llegó personal policial, el procesado les dijo que "no digan nada porque me van a meter preso. Yo trabajo en la Justicia".

Las autoridades

El primer testimonio en la causa es el del efectivo policial de 52 años que halló a Fernández con las menores. Llegó hasta ese lugar de El Carrizal porque una pareja le alertó sobre la situación. Cuando se acercó al auto Nissan Tiida, observó un sujeto en el asiento trasero con una chica que se pasó rápidamente al sector del conductor. En el acompañante estaba la otra menor.

Mientras la menor del asiento trasero se acomodaba su ropa, Fernández bajó del rodado y le manifestó: "Eh, menos mal que nos vienen a ayudar. Me metí acá y quedé re tirado", en referencia al sector donde el auto había quedado estacionado.

Las jóvenes le dijeron al efectivo que tenían 17 y 18 años, pero al ser repreguntadas aseguraron que tenían 14. Lucas se acercó al policía y le dijo: "Estábamos apretando. Sólo le di unos besos". Se mostraba nervioso.

Al ser consultado por la fiscalía, el uniformado no tuvo dudas en aseverar que las adolescentes aparentaban tener entre 12 y 14 años.

Al penal

Hasta las últimas horas de la tarde de este miércoles, el imputado no había sido trasladado al Servicio Penitenciario, tal como ordenó la fiscal Valeria Bottini. Cuando se produzca esto, será entrevistado por profesionales que determinarán el penal y el sector donde quedará alojado mientras avanza la investigación.



Fuente:

Más Leídas