policiales - Crimen de las mendocinas Crimen de las mendocinas
miércoles 20 de diciembre de 2017

Los motivos por los cuales quedó firme la condena contra el tercer asesino de Majo y Marina

El Tribunal de alzada ventiló el fallo que confirmó la sentencia a 40 años de prisión contra José Luis Pérez Castro (33).

Hace poco más de una semana, la Justicia ecuatoriana dejó firme la sentencia a 40 años de prisión contra José Luis Pérez Castro (33), uno de los tres asesinos de las turistas mendocinas María José Coni (22) y Marina Menegazzo (21). El Tribunal que tomó esa decisión fundamentó el fallo y no tuvo dudas sobre la coautoría del hombre.

El jueves de la semana pasada se realizó la audiencia en la Sala Única de la Corte Provincial de Santa Elena, ya que el abogado defensor había presentado un recurso de apelación ante la sentencia que se ventiló en septiembre pasado.

Antonio Gagliardo argumentó que habían huellas dactilares en el lugar de hecho porque su defendido vivió en la casa un mes antes del doble asesinato, que los jueces "mintieron porque dijeron que había manchas de sangre pero la genetista dijo que no se podía determinar" y que en la sentencia no se menciona el problema dental que tuvo Pérez Castro anterior al hecho -lo cual fue la coartada durante el juicio-.

El letrado agregó que los rastros de ADN del condenado no estaban mezclados con el de las víctimas fatales y que a su representado nunca lo mencionaron los otros sentenciados - Segundo Alberto Ponce Mina (34) y Eduardo Aurelio Rodríguez (40)-. Pidió que sea absuelto o que se revise la pena por existir duda razonable.

marina y majo.jpg

Luego fue el turno de exponer de la Fiscalía, representaba por Blanca Gavilanez, quien esgrimió que Pérez Castro jamás dijo haber vivido en lo de Ponce Mina antes de ser procesado; que el certificado dental databa de una fecha posterior al macabro hecho; que solo aparece su huella y no la de su familia que supuestamente también vivió allí; y que estos rastros se hallaron en la cocina y el baño, lugares específicos donde se cometieron los asesinatos.

Finalmente el abogado de las familias mendocinas, Osiris Sánchez, enumeró que los fluidos del condenado estaban en una pared que fue pintada, que los testigos de la defensa eran contradictorios y que "todas las pruebas apuntan a que el día de los hechos estuvo ahí".

El Tribunal de alzada le dio la razón a la parte acusatoria teniendo en cuenta el informe genético que pone al hombre en el lugar de los hechos. "Claramente se comprobó que el procesado por su acción coadyuvó a la muerte de las occisas", consideraron en forma unánime los jueces Kleber Franco Aguilar, Daniel Rodríguez y Rosario Franco Jaramillo.

MAjo marina juicio.jpg
El lugar donde se realizó el segundo juicio por el hecho.
El lugar donde se realizó el segundo juicio por el hecho.

El caso

María José Coni y Marina Menegazzo salieron de Mendoza el 10 de enero de 2016 junto a otras amigas. El plan era recorrer Perú y Ecuador. Algunas de sus compañeras volvieron a mediados de febrero, pero ellas quisieron quedarse en la localidad costeña de Montañita vendiendo ensaladas de frutas.

El 22 de febrero tuvieron su último contacto con sus familiares. Según reconstruyó la Justicia ecuatoriana, el Rojo y Ponce Mina las contactaron y las llevaron hasta la casa de ese último. En ese ínterin las drogaron con benzodiacepina –droga que quita la voluntad- e intentaron abusarlas sexualmente. Como las jóvenes se resistieron, las asesinaron a golpes y arrojaron los cadáveres a pocos metros.

El 17 de agosto de ese año, estos dos hombres fueron condenados. Este fallo quedó firme y no hay vuelta atrás. Sin embargo, meses atrás se abrió una segunda investigación en procura de atrapar a sus cómplices, ya que las pruebas de ADN determinaron que actuaron más personas en el cruento doble crimen. Es así que Pérez Castro fue capturado en noviembre y el 19 de septiembre pasado recibió la misma pena que sus cómplices.

Fuente:

Más Leídas