policiales - Lavalle Lavalle
miércoles 04 de julio de 2018

La comisaría que tiene a sus dos policías de cabecera investigados

Un subcomisario fue detenido el fin de semana por contrabando. El segundo, un principal, fue señalado por contratar prostitutas y consumir cocaína.

Una situación inédita se vivió durante el fin de semana pasado en una comisaría de Lavalle. Los uniformados no sólo vivieron la detención del subcomisario que dirigía la dependencia tras ser atrapado por contrabando, sino que el segundo en jerarquía también está siendo investigado por consumir drogas y acceder al servicio de prostitutas.

La situación del subcomisario Marcos Rojas, titular de la Comisaría 63 ubicada en la localidad de Costa de Araujo, fue ampliamente difundida. Junto a otros cuatro civiles, entre ellos su hijo, fueron detenidos en la jornada el viernes cuando los detectaron ingresando un millonario cargamento de lentes y elementos similares desde Chile.

El hallazgo se produjo en el paso fronterizo por alta montaña y desde entonces el uniformado fue separado de su cargo. La Justicia Federal lo tiene detenido mientras avanza la pesquisa a cargo del juez Walter Bento.

Pero nadie imaginó que otro polémico hecho iba a sacudir la misma dependencia policial. Ocurrió al día siguiente, el sábado, y el protagonista fue el principal Mauricio Lagueruela, segundo en la escala jerárquica. La novedad surgió tras un llamado al 911 que realizó una prostituta, quien prefirió no identificarse.

La denunciante detalló que fue contactada en la Cuarta Sección por dos individuos que circulaban en un vehículo particular. Tras brindar el servicio sexual, los sujetos no quisieron pagarle y la obligaron a bajar del rodado, según indica la versión de la mujer.

Cuando llamó al 911, la prostituta brindó la chapa patente del rodado y además agregó que ambos hombres consumieron cocaína en medio de la secuencia. Las autoridades rastrearon el dominio del auto y descubrieron que el propietario era Lagueruela.

Si bien no hay denuncia penal mediante, la Inspección General de Seguridad (IGS) tomó cartas en el asunto. Este miércoles se reunió el directorio y decidió que se investigue bajo la modalidad de información sumaria.

Según trascendió, las autoridades del Ministerio de Seguridad esperan un informe de Sanidad Policial para definir la situación del uniformado. Lo más probable es que quede de parte de enfermo debido a su presunta adicción a la cocaína, aunque este punto todavía no ha sido resuelto.



Fuente:

Más Leídas