policiales - Chacras de Coria Chacras de Coria
miércoles 27 de junio de 2018

La chica que denunció a cinco rugbiers por abuso sexual se juega su última bala

Se realizó una audiencia entre las partes para terminar de definir si los sospechosos son sobreseídos, tal como quiere el fiscal y los defensores. El lunes, la respuesta final.

Se dispararon las últimas balas judiciales en la causa que investiga a cinco rugbiers tras ser denunciados en diciembre de 2016 por una joven que dijo haber sido abusada sexualmente en una fiesta privada que se realizó en Chacras de Coria.

Una investigación que ha durado más de dos años y medio y un expediente con la particularidad de encontrar a la denunciante enfrentada no sólo con los abogados defensores sino con el fiscal del caso, Hernán Ríos. Es que el magistrado ha pedido en reiteradas oportunidades el sobreseimiento de los sospechosos y, lógicamente, el abogado querellante Lucas Lecour se ha opuesto sistemáticamente.

El 11 de mayo fue un día crucial en el proceso. El juez de Garantías David Mangiafico aceptó la solicitud del fiscal y también entendió que los jóvenes deben dejar de ser investigados ya que no hay motivos suficientes para llevarlos a un juicio oral. El mismo juez, meses antes, le había rechazado el sobreseimiento a Ríos pidiéndole que sume algunas pruebas al expediente.

Todo parecía acabado pero el abogado de la joven insistió una vez más ante una instancia superior. Este miércoles se desarrolló la audiencia en la Cuarta Cámara del Crimen, la cual duró dos horas y media y cada una de las partes defendió nuevamente su postura.

Según trascendió, por el lado de la querella aseguraron que está probado que existieron relaciones sexuales por rastros de semen hallados en la ropa de la víctima que dieron positivo con dos de los acusados, la propia declaración de ellos admitiendo haber tenido sexo consentido y distintos testimonios de gente que acudió a la fiesta. Esto se ve agravado porque la víctima asegura no haber dado nunca su consentimiento para ello.

El abogado Lucas Lecour manifestó que en el expediente hay un alto nivel probatorio para este tipo de causas, lo cual justificaría que se lleve a los cincos imputados a juicio donde se defina si son culpables o no.

En contraparte, el fiscal Ríos insistió con el sobreseimiento ya que, a su parecer, se han agotado todos los medios de prueba y no existe la certeza de que los actos sexuales se hayan cometido mientras la denunciante estaba inconsciente.

En la misma línea, los abogados defensores reforzaron esto con las declaraciones de algunos testigos. "Los vi saliendo de la cama, arreglándose las ropas y riendose", "jamás la vi mal como para no acordarse al otro día", fueron alguna de las frases textuales que citaron los letrados de los rugbiers, concluyendo que no hay ninguna prueba de que los jóvenes se hayan aprovechado de la muchacha.

La última instancia ordinaria que contempla el Código Procesal Penal -aún existe una oportunidad más ante la Suprema Corte de Justicia si alguna de las partes quiere- ya está en juego. El camarista Alejandro Miguel citó a las partes para el lunes a las 15, donde dará su veredicto que pondrá fin a la etapa de instrucción de una causa más que polémica.

El caso

El 23 de diciembre de 2016, en la Oficina Fiscal 15 de Carrodilla, una jugadora de rugby se acercó para denunciar que había sido abusada sexualmente. En su relato, la joven manifestó que horas antes acudió a una fiesta en una casa de un barrio privado en Chacras de Coria, donde el plantel de la Unión Rugby de Cuyo (URC) festejaba el campeonato nacional conseguido. La propiedad pertenece al mánager del equipo.

Entre ese rejunte de jugadores de distintos clubes de Mendoza, cuatro de ellos fueron imputados a mediados de enero tras el avance investigativo. También fue formalizado en el expediente el mánager, aunque con una calificación más leve. Otros dos jugadores también fueron imputados a fines de ese, aunque luego fueron sobreseídos.

En las prendas de ropa de la joven se hallaron rastros de semen que pertenecen a dos de los sospechosos, quienes habían declarado y habían admitido haber tenido relaciones sexuales con la joven aunque dijeron que fueron consentidas.

Fuente:

Más Leídas