policiales - Las Heras Las Heras
viernes 10 de noviembre de 2017

Investigan a un policía por conducir ebrio y a otro por disparar sin motivos

Los expedientes se generaron tras los hechos ocurridos el miércoles pasado en Maipú y en la mañana de este viernes en Las Heras.

Las investigaciones contra policías y penitenciarios son una novedad casi diariamente en la provincia. En los últimos días, tres efectivos de la Policía de Mendoza están bajo la lupa administrativa por distintos hechos ocurridos en el Gran Mendoza

En orden cronológico, el primero de los casos ocurrió el miércoles pasado, en el interior del barrio 12 de Octubre de Maipú. Un llamado al 911 alertó cerca de las 19 sobre detonaciones que escuchaban en el interior del complejo residencial.

Personal policial llegó hasta una casa ubicada en la manzana 6, donde fueron recibidos por un colega, el auxiliar Franco Espejo, de 25 años. El joven relató que sus hermanos, de 34 y 21 años, estaban protagonizando una pelea y como no podía separarlos decidió efectuar disparos intimidatorios.

La Oficina Fiscal 16 tomó intervención en el hecho y se secuestró el arma reglamentaria del efectivo. También fue trasladado junto a sus hermanos para prestar declaración. La Inspección General de Seguridad (IGS) también inició un expediente administrativo para determinar si caben sanciones disciplinarias al uniformado.

El otro suceso ocurrió cerca de las 10 de este viernes, cuando un hombre de 43 años circulaba en un auto Mercedes Benz hacia el norte por calle San Miguel, en Las Heras. Según la información policial, el conductor llegó hasta la intersección con José María Godoy y se detuvo.

En ese momento fue impactado en la parte trasera por un Chevrolet Corsa. De este último rodado descendieron Joel Alexis Riera y Gabriela Fuentes, quienes se identificaron como policías -el primero presta servicios en la sala de video de Maipú y la joven en el cuartel central de Bomberos-.

Los policías, que estaban de franco, comenzaron a discutir y alterar el orden, según trascendió. Al llegar personal de Policía Vial decidió hacerle control de alcoholemia. El conductor del Corsa tenía 2,06 gramos de alcohol en sangre, superando ampliamente el 0,5 permitido por la Ley de Tránsito.

Es por esto que fue imputado por la infracción a esa norma y también se le dio intervención a la IGS.



Fuente:

Más Leídas