policiales policiales
martes 06 de febrero de 2018

Investigan el robo de dos millones de pesos chilenos a una de las víctimas de Meltur

Lo denunciaron familiares de la víctima. Equivalen a poco más de 60 mil pesos argentinos

La causa por el accidente en Las Cuevas, en el que murieron tres niños chilenos que iban en un viaje recreativo a Paraguay, suma una nueva arista: además de la investigación por la muerte de los chicos por la que está imputado el chofer del micro por homicidio simple, se abrirá una línea paralela que indagará sobre la denuncia de familiares de pasajeros por un robo de dinero.

El fiscal de homicidios Carlos Torres dio algunas novedades sobre la causa ayer y confirmó la versión del robo. Dijo que familiares de una de las víctimas se presentaron en la comisaría 23ª de Uspallata solicitando que se les devuelvan 2 millones de pesos chilenos –unos 64.000 pesos argentinos– que llevaban en un bolso y que no están. "Se va a abrir una investigación para ver quién puede haber tomado ese dinero. El procurador va a decidir qué fiscal la llevará adelante", explicó Torres.

En cuanto a la causa por el homicidio de los tres chicos de 16, 13 y 10 años, Torres dijo que el dosaje de alcohol al chofer imputado, Leonel Quiroga Morales, fue negativo. Sostuvo que aún aguardan los resultados de los análisis de sangre, que probablemente estén listos hoy, para ver si el conductor había consumido algún otro tipo de sustancia.

"La calificación legal de homicidio ha sido tomada sobre la base de los elementos probatorios que son incorporados a la causa, la mayoría de las personas refirieron que el chofer realizaba maniobras peligrosas y que fue advertido en varias oportunidades respecto de su forma de conducir e hizo caso omiso y el resultado está a la vista", afirmó.

"Hasta ahora tres testimonios dijeron que habían advertido al chofer de que disminuyera la velocidad, inclusive, el encargado del grupo, manifestó que venía con exceso de velocidad y haciendo maniobras peligrosas", agregó el investigador.

El fiscal Torres dijo, además, que el imputado, ejerciendo el derecho de defensa, se abstuvo de prestar declaración.

Leonel Quiroga Morales fue imputado por homicidio simple en tres casos, delito que arriesga una pena de 8 a 25 años. Es la misma figura legal con la que se detuvo al chofer de Tur-Bus, de la tragedia ocurrida en Horcones el 18 de febrero de 2017 en la que murieron 19 personas, tras un vuelco en solitario del colectivo que iba hacia Chile.

Los pasajeros de este micro también denunciaron que el chofer conducía muy rápido, de modo temerario y que desestimó las quejas de los viajeros, ante el riesgo de una desgracia que finalmente sucedió. El juicio que sentará en el banquillo de los acusados a Francisco Sanhueza, oriundo de Chile, comienza el 14 de este mes.

Evalúan traslado
Todavía están internados en hospitales de la provincia cuatro pasajeros que resultaron gravemente heridos tras el vuelco del colectivo. En el Hospital Central, Brian Urzúa Avilez de 15 años, fue trasladado ayer a sala común luego de que le hicieran una intervención en el brazo. Maximiliano Ayala Palavecino, de 23 años, también está en sala común del Central y evolucionando bien.

Fuentes oficiales informaron que se está evaluando hacer un traslado de estos dos pacientes, pero dado que Maximiliano tuvo una contusión pulmonar no puede viajar en avión y por tierra el viaje sería arriesgado por los aludes y las malas condiciones climáticas en alta montaña. La idea es que el traslado sea de los dos pacientes a la vez.

Todavía quedan dos heridos del accidente que están en terapia intensiva y con pronóstico reservado. Una es Olga Ester Araya Matus, de 58 años, que está en el Hospital Central estable, pero continúa con respirador artificial y en coma inducido.

En el hospital Notti también continúa en terapia intensiva, estable, sin respirador, pero con pronóstico reservado, Alejandro Pirul Bona, de 9 años, que ingresó al centro asistencial con politraumatismos graves.
Fuente:

Más Leídas