policiales policiales
jueves 04 de enero de 2018

Homicidio del carpintero: el único detenido a un paso de quedar libre

La Justicia de Garantías rechazó fijarle la prisión preventiva. Además, hay un prófugo. El hecho ocurrió en noviembre de 2017

Pende de un hilo el esclarecimiento del resonante homicidio de un carpintero ocurrido en noviembre. La causa tiene un detenido, pero ayer la Justicia de Garantías no le dictó la prisión preventiva. Así, el acusado quedó cerca del sobreseimiento. Además, hay un prófugo.

Juan Carlos Moya (61) fue asesinado el sábado 4 de noviembre en horas de la siesta. Dormía en su casa de calle Gutemberg y Victoria, de Guaymallén, cuando dos malvivientes llegaron con la excusa de pedirle un presupuesto para un trabajo.

El hijo los hizo pasar y una vez dentro de la propiedad uno de los ladrones lo redujo y el otro fue en busca de su padre, que estaba en la habitación. A Juan Carlos le pedían $20.000 que había cobrado un día antes por un trabajo. Él se resistió y en un forcejeo lo balearon en el abdomen y en la ingle, heridas que fueron mortales.

Su hijo también se trenzó con los malhechores y hasta pudo sacarles la pistola. Los corrió algunos metros y les disparó para detenerlos, pero estos dos hombres escaparon.

El arma de fuego, que quedó en poder del hijo de la víctima, se convirtió en el elemento clave. A partir de un cotejo, se pudo determinar que esa pistola fue usada en un hecho en Guaymallén hace un par de meses, donde un hombre llegó hasta una casa y le disparó varias veces a una persona.

De ese ataque hubo al menos cinco testigos presenciales que señalaron a un mismo autor. Este hombre fue relacionado con el homicidio del carpintero por haber utilizado tiempo antes la pistola con la que ultimaron al trabajador.

El sospechoso fue identificado como Pedro Mercado (44), lo arrestaron y fue imputado por homicidio criminis causa. Desde entonces quedó alojado en el penal. Ayer se realizó la audiencia de prisión preventiva en el Quinto juzgado de Garantías, pero el juez Marcos Pereira consideró que no había pruebas para acusarlo directamente con el asesinato. Con este panorama, el hombre queda a un paso de ser sobreseído, ya que antes otra prueba clave dio negativa: una rueda de reconocimientos en la que el hijo del carpintero no señaló a Mercado.

Ahora al expediente le quedan algunas medidas, entre ellas, una serie de cotejos para ver si hay ADN del imputado en la pistola y en un auto que fue secuestrado y que habría sido utilizado por los asesinos. Si esto da negativo con Mercado, el sospechoso terminará siendo desvinculado. Por ahora sigue detenido.
Fuente:

Más Leídas