policiales - abuso sexual abuso sexual
martes 06 de marzo de 2018

Funcionario judicial acusado de violar: investigan si la menor estuvo cerca de morir

La situación de Lucas Fernández (30), auxiliar de una Oficina Fiscal, puede complicarse con una de las últimas pruebas en el expediente.

En un par de semanas, la investigación contra el funcionario judicial Lucas Fernández (30) acusado de abusar sexualmente de una menor de 12 años podría finalizar su primera etapa y elevarse a juicio. Restan resolverse dos puntos, uno de los cuales puede complicar la situación del acusado.

La fiscal Valeria Bottini quien lleva adelante la causa ha dispuesto que se realice una medida más antes de solicitar el fin de la etapa de instrucción. La magistrada citó a declarar a los funcionarios del Órgano Administrativo Local (OAL) que fueron los primeros en tomar contacto con las menores luego que fueran halladas en un auto con el joven de 30 años.

El fin de este testimonio es corroborar o descartar un dato que la Policía obtuvo hace pocos días: si una de las chicas no reaccionaba debido a una sobredosis de drogas.

Si bien los peritajes toxicológicos y la propia declaración de las niñas confirmaron que habían consumido cocaína y marihuana, el hecho de que hayan estado al borde de la muerte no es menor. Es que si esta versión confirma que se trató de la víctima que fue abusada sexualmente, a Fernández podrían agravarle la calificación y recibir penas de 8 a 20 años -con la caratula actual es de 6 a 15-.

Esto es a merced de un artículo del Código Penal que establece esa condena para los casos de abuso sexual con acceso carnal si "resultare un grave daño en la salud física o mental de la víctima".

En caso de que los miembros de la OAL ratifiquen esta versión, se citarán a declarar a los médicos que atendieron a la joven para que expliquen si existió riesgo de muerte.

Estrategia de la defensa

En contraparte, el abogado defensor de Fernández solicitó que se realice una medición biométrica para determinar el desarrollo físico de las niñas. Es que para la fiscalía y la defensa está claro que el acusado fue el autor del abuso, pero los representantes del imputado quieren demostrar que las menores lo engañaron y le hicieron creer que eran mayores.

La fiscal rechazó esta medida porque ya se hizo con el Cuerpo Médico Forense (CMF), quien descartó tenían aspecto de chicas de 18 años, y el abogado defensor en ese entonces fue notificado y no dispuso un perito de parte. "Entendemos que volver a someterlas a esta prueba es revictimizarlas", remarcó una fuente ligada a la parte acusatoria.

Ahora, los letrados del procesado pueden apelar y que un juez de instancia superior defina este punto.

De una manera u otra, una vez finalizadas estas medidas investigativas la investigación primaria quedará culminada y se solicitará que la causa se eleve a juicio. Vale aclarar que en paralelo la Justicia Federal se encuentra investigando a Fernández por el consumo de estupefacientes.

In fraganti

El 25 de enero pasado, una pareja observó que un auto Nissan Tiida se encontraba estacionado en un sector de cerros en las inmediaciones del dique El Carrizal. Los testigos notificaron a las autoridades policiales y un uniformado llegó hasta el lugar.

Según el expediente, el efectivo se encontró con una llamativa situación: en el asiento delantero del rodado había un hombre teniendo sexo con una adolescente y en el trasero había otra observando la situación. Pocos minutos tardó en develar que se trataba de menores de edad.

Lucas Fernández, quien es auxiliar administrativo en la Oficina Fiscal de Santa Rosa, había contactado a las chicas en una plaza de San Martín junto a un amigo. Pasaron por un departamento, donde consumieron alcohol y drogas -según declararon las menores-, el otro hombre se retiró y los tres restantes se dirigieron hasta el lugar donde fueron encontrados.

A los pocos días, el funcionario judicial fue imputado, enviado a prisión y le dictaron la prisión preventiva.



Fuente:

Más Leídas