policiales - San Luis San Luis
martes 05 de diciembre de 2017

Ex intendente puntano, a juicio por el asesinato de su esposa

Diego Lorenzetti, quien manejaba la comuna de La Calera, en San Luis, será juzgado junto con otros dos hombres.

El ex intendente de la localidad puntana La Calera Diego Lorenzetti será sometido juicio junto con otros dos imputados por el crimen por encargo de su esposa, Romina Aguilar, cometido en enero de 2016.

La resolución fue adoptada en las últimas horas por el juez penal de San Luis, Sebastián Cadelago Filippi, quien elevó a juicio oral la causa en la que además de Lorenzetti (39) están procesados y detenidos Edilvaldo el Brasilero de Oliveira Pereyra (38) y Leandro el Bocón Vílchez (27).

Fuentes judiciales informaron que, a pedido de la fiscalía, los tres imputados seguirán detenidos hasta el debate, que estará a cargo de la Cámara del Crimen 1 de San Luis, que aún no fijó la fecha para iniciar el proceso, aunque está previsto que sea en el primer semestre de 2018.

En su requerimiento, el fiscal Esteban Roche acusó a los tres sospechosos de homicidio calificado doblemente agravado y pidió que sean condenados a prisión perpetua.

Aguilar (32) fue asesinada en la mañana del 30 de enero de 2016 en la puerta de su casa, situada en la manzana 78 del barrio Faecap en San Luis, cuando salía en su Renault Duster para dirigirse a la localidad La Calera, donde tomaba clases para terminar sus estudios primarios.

En esas circunstancias, dos hombres en moto pasaron por el lugar, la atacaron a tiros y la mataron, tras lo cual huyeron de la escena del crimen.

El 29 de febrero de aquel año, luego de que la policía allanara un taller y secuestrara su moto Yamaha Crypton 110, el jockey Olivera Pereyra se presentó ante la Justicia y confesó que ese fue el vehículo utilizado en el asesinato, que él lo había conducido y que el autor de los disparos había sido Vílchez.

El Brasilero afirmó que él no sabía que iban con el propósito de matar a la víctima sino que lo habían tentado con asaltar a una mujer que tenía mucho dinero y que cuando lo vio a Vílchez con las manos vacías, pelearon y el Bocón le dijo que se quedara tranquilo, porque ése era el plan original.

Según este imputado, el "trabajo" lo había ofrecido el Chori Héctor Gastón Heredia, primo político del ex intendente Lorenzetti, quien les iba a pagar cien mil pesos por cumplir lo pedido.

Dos días después de la declaración del jockey, Lorenzetti fue detenido como presunto autor intelectual del crimen por encargo de su esposa, aunque siempre se declaró inocente e intentó orientar las sospechas hacia su adversario político, el ex intendente de La Calera Alberto Leyes.

El esposo de la víctima sostuvo que aquel mandó matar a su mujer para vengarse de que él le había arrebatado el poder en el pueblo y porque Romina estaba decidida a hacerse un estudio de ADN para corroborar que era hija ilegítima de Leyes.

Sin embargo, para la fiscalía, Lorenzetti encargó el crimen de su pareja porque la relación era pésima debido a infidelidades mutuas y peleas relacionadas con el manejo del dinero que él obtenía de negocios oscuros y que ella amenazaba con develar.

Por su parte, el Bocón Vílchez estuvo prófugo hasta el 31 de marzo de 2016 y si bien en un primer momento se negó a declarar luego afirmó que el Brasilero miente y que él no tuvo nada que ver con el hecho.

Más allá de las coartadas que cada uno de los imputados presentó, los tres llegan a juicio acusados de un grave delito que podría llevarlos a la prisión perpetua.
Fuente:

Más Leídas