policiales policiales
martes 06 de marzo de 2018

Elevan a juicio oral la causa por la muerte de Alan Villouta

La fiscalía cerró la etapa de instrucción por el fallecimiento del joven de 20 años en un accidente el año pasado

La investigación del accidente que le costó la vida a Alan Villouta (20) el año pasado empieza a transitar la etapa final en pos del esclarecimiento. A días de cambiar la imputación contra el sospechoso, el caso fue elevado a juicio y se espera fecha para el debate oral. La familia de la víctima quedó molesta con las últimas medidas de la causa, mientras que la otra parte, la del acusado, llega conforme ya que arriesga una pena baja.

Ayer, familiares de Alan, la querella y la defensa fueron citados en la Fiscalía de Homicidios, en donde les informaron que la etapa de instrucción estaba cerrada y que el expediente va a juicio. Ahora sólo resta conocer la fecha de inicio y en qué cámara del crimen se realizará.

La muerte del joven Villouta tiene como responsable a Alejandro Verdenelli (43), empresario del transporte que en la madrugada del 26 de agosto pasado lo atropelló con su camioneta en el Acceso Sur. Este hombre irá al banquillo de los acusados con la calificación de homicidio culposo agravado, por abandono de persona y por exceso de velocidad.

El primero de los agravantes es porque el conductor luego de arrollar a Alan no se detuvo para asistirlo, y el segundo se debe a que los investigadores infieren que el vehículo excedió la velocidad permitida, teniendo en cuenta los metros que fue arrastrado el cuerpo. No hubo un peritaje mecánico que estableciera esto con exactitud.

El delito que se le imputa al empresario tiene penas de 3 a 6 años, con posibilidades de que sea de cumplimiento condicional, es decir en libertad.

Desde el siniestro fatal hasta hoy la situación de Verdenelli fue mejorando considerablemente.
El hombre se había entregado a la policía dos días después del hecho. La primera imputación para él fue la de homicidio simple con dolo eventual (tiene penas de 8 a 25 años de cárcel), debido a que la fiscalía tuvo acceso a las cámaras de seguridad del lugar donde vive el acusado y se interpretó que por su forma de caminar tras el accidente estaba borracho. Esta fue la prueba para imputarle ese delito.

El sospechoso estuvo detenido 15 días, pero por decisión del fiscal Carlos Torres accedió al arresto domiciliario. Le fijaron una fianza de $1.500.000 y el juez de garantías David Mangiafico aumentó la caución a $2 millones.

Acceder a estar detenido en su vivienda fue una de las primeras batallas que ganó la defensa de Verdenelli. Posteriormente, en diciembre pasado, logró otro beneficio. Su abogado, Eduardo De Oro, solicitó un control jurisdiccional para el cese de la prisión preventiva, lo cual fue otorgado por la Justicia de garantías. Así, el empresario quedó libre.

Finalmente, y como última novedad de la causa, el martes pasado llegó el cambio de carátula, que lo dejó como un hecho culposo. De esta manera se irá a juicio con un Verdenelli aliviado por la baja condena que recibiría.

El entorno familiar de Alan y sus abogados están a la espera de nuevos testimonios que les sirvan para volver a la calificación del dolo eventual. "Todas las dudas han favorecido a Verdenelli. Como vienen las cosas, que le den cuatro años sería una victoria. Nosotros seguiremos peleando para que no haya más casos como el de Alan", comentó Andrés Villouta, papá de la víctima.

"No entiendo por qué el fiscal no elevó la causa como estaba, si ya tenía cerrada la investigación. En todo caso, que hubieran sido los camaristas los que la cambien", cerró Andrés.
Fuente:

Más Leídas