policiales - abuso sexual abuso sexual
domingo 11 de febrero de 2018

El violador de Godoy Cruz está en pareja y tiene hijos

El perfil del detenido el 5 de febrero que dio positivo en los estudios de ADN no es el de un ciudadano marginal. Cayó tras un largo seguimiento de la policía en la zona de los ataques, con cámaras, señuelos y unos 20 efectivos

Contra lo que se podía esperar, el violador de Godoy Cruz atrapado el 5 de febrero y cuyo ADN apareció en tres víctimas a las que ultrajó no es un marginal sino un joven que vestía como cualquiera, que tiene una ex pareja y otra actual y que con ambas, además, tiene hijos. Al parecer, el sujeto estaba desempleado desde hace tiempo y había vuelto de España al menos hace dos años.

Esos son los datos básicos que recolectaron los detectives de la Dirección de Investigaciones y la Fiscalía tras realizar cuatro allanamientos, varios de ellos en los domicilios que frecuentaba o tenía inscriptos como propios, luego de detener a un sospechoso que viajaba en moto en la zona que era fuertemente vigilaba por la policía desde las cámaras de seguridad y con más de una veintena de efectivos y patrullaje de apoyo en las calles.

No fue fácil dar con el autor de los abusos y de hecho la policía detuvo a dos personas antes que a él, en la última quincena de enero, que finalmente no estaban vinculadas a las violaciones.

Para cazarlo pusieron mujeres policías jóvenes como señuelo que lo atrajeran, montaron una presencia policial de civil permanente en la zona crítica y estudiaron los videos archivados de las cámaras en donde podían verse conductores en moto sospechosos.

De ese trabajo se detectó a uno haciendo un recorrido repetido que les dio a los uniformados un patrón que se sumaba al que ya tenían del modus operandi de los ataques: abordaba a sus víctimas, quienes iban de 16 a 21 años, entre las 17 y las 18, siempre en moto, valiéndose de un pretexto para abusar de ellas y luego robarles, generalmente los celulares.

Así, el atacante fue divisado en las cámaras de video el 5 de febrero. Concretamente los policías a cargo de esa vigilancia en vivo por las cámaras de seguridad vieron a un conductor en moto con características parecidas a la descripción que tenían y haciendo un recorrido similar al que ya habían detectado en los archivos de video.

Ante la sospecha, enviaron dos motos de la Unidad Motorizada de Acción Rápida para interceptarlo. Cuando dieron con él, este evadió a los patrulleros e intentó escapar pero rápidamente le dieron alcance.

No se resistió a la detención y tras una requisa le hallaron al menos dos objetos que habían sido declarados como robados, pero no por las mujeres sino por dos varones.

Una vez detenido notaron que tenía tatuajes, algo que las víctimas de las violaciones habían dado como dato pero que era circunstancial porque los otros dos individuos que ya estaban presos también estaban tatuados. Sin embargo, uno de los investigadores habría notado un tatuaje característico que las víctimas habían mencionado.

Para más datos, los antecedentes penales dieron una pista, mínima pero que no dejó de ser llamativa.
El sospechoso tenía una causa del año pasado por amenazas. La misma se había dado luego de que el delincuente yendo en moto había encarado a una mujer diciéndole algo que a ella le molestó o la intimidó, por lo que llamó a su novio que estaba cerca.

En defensa de su novia el muchacho lo enfrentó y lo golpeó, lo que desató la ira del ahora detenido, que fue a buscar un arma y lo amenazó personalmente.

Con todo esto, la fiscalía ordenó el examen de ADN que terminaría revelando que el individuo de 28 años que habían detenido era el violador de Godoy Cruz.

¿Es uno o son dos?
El abusador, que ya está en la cárcel, violó a tres mujeres de las seis que habrían sido sus víctimas.
A las otras tres no las alcanzó a vejar sino que las habría manoseado, lo que se califica de abuso sexual simple.

Sin embargo, en este punto hay dudas entre los investigadores que todavía no se han despejado.
En el Ministerio Público Fiscal abonan una hipótesis no confirmada al ciento por ciento que de ser cierta sería inédita.

Sospechan que en la zona de Parque Benegas y los barrios Parque, Batalla del Pilar, Decavial y las barriadas que llegan al Acceso Este y los alrededores del Club Obras Sanitarias, en Godoy Cruz, no habría uno sino dos atacantes que actuaban en moto y tenían roles parecidos.

Uno sería el violador preso e incriminado por el ADN, quien salía a cazar a sus víctimas y tras abusar de ellas les robaba, casi siempre los teléfonos, para que no pidieran ayuda.

Y el otro, quien sería un ladrón que salía a robar y cuando cometía el asalto de paso manoseaba a sus víctimas mujeres, pero no las violaba.

Este último fue detenido como sospechoso de las violaciones pero el ADN le dio negativo. Quedó preso por robos. Dos víctimas, no obstante, lo identificaron como quien las había robado y manoseado cuando fue colgada su foto en Facebook.

Por ahora, esa posibilidad está siendo estudiada y el avance de la investigación dirá si eran uno o dos.

Fuente:

Más Leídas