policiales - Guaymallén Guaymallén
miércoles 21 de marzo de 2018

El Poronguita fue violentamente atacado en el penal San Felipe

Se trata de un violento delincuente que en libertad viralizó un video donde mostraba sus armas de fuego y amenazó a sus enemigos. En la cárcel lo obligaron a pedir disculpas y lo hirieron.

Acorralado contra una pared de un módulo de la cárcel San Felipe, el Poronguita, fue apuñalado y obligado a pedir perdón a sus enemigos, luego que el año pasado los amenazó con armas de fuego a través de un video que se viralizó por las redes.

El ataque ocurrió en el Módulo 4 del penal San Felipe, de Capital, donde Nazareno Gómez, más conocido como el Poronguita, recibió un brutal ataque por parte de sus compañeros de sector.

En el video se escucha como uno de los agresores le exige: "Pedile disculpas a todo San José. Pedile disculpas a mi hermana y a mi cuñado. ¿Pensabas que la sacabas regalada?".

Otros de los que estaba presente comenzó a agredirlo con una chuza y claramente se ve cómo el Poronguita termina herido.

Luego lo obligan a arrodillarse y pedir perdón a todas las personas a las que amenazó.

En el 2017 se hizo conocido un video donde sale su cara, muestra las armas que tiene y con las que les manda una clara amenaza a sus enemigos: "Mirá lo que tengo para vos. Te voy a cagar matando hijo de mil puta. Tengo mansa 9 con dos cargadores y tengo otra con un cargador de 30. Ahora voy y te cueteo toda la casa hijo de mil puta".

El video contiene imágenes fuertes que pueden herir la susceptibilidad.

Embed

El Poronguita cayó a principios de diciembre de 2017 en un operativo en el barrio Santa Teresita, de Las Heras, cuando estaba en la casa de su novia.

Unos días antes había protagonizado una seguidilla de asaltos, incluso uno de ellos ocurrido en Guaymallén donde en un enfrentamiento terminaron heridas dos personas.

Por ese hecho se montó un amplio operativo policial para detenerlo, pero se escondió en la casa de su madre, a tres cuadras de la Comisaría 25, de San José, Guaymallén, y antes que pudieran entrar, el joven delincuente había escapado por los techos.


Fuente:

Más Leídas