El médico Arzuza va a juicio oral por tres causas

El polémico cirujano será juzgado por el homicidio de una paciente, lesiones a otra y estafas a OSEP. Tiene domiciliaria.

Un caso controversial, con idas y vueltas, discusiones legales y apelaciones, entra en la recta final en pos del esclarecimiento. La investigación por presunta mala praxis contra el médico Carlos Gustavo Arzuza va a juicio y espera fecha para los próximos meses. El cuestionado cirujano está con prisión domiciliaria, mientras su pareja, la otra acusada, está libre.

Arzuza estará frente a un tribunal por tres causas, que se dispararon luego de la muerte de una paciente suya durante una operación. Por ese trágico episodio está acusado de homicidio, pero además enfrentará sospechas de lesiones a otra mujer y estafas a la OSEP (Obra Social de Empleados Públicos) en la extracción deliberada de medicamentos.

Este hombre está imputado por homicidio simple con dolo eventual –tiene penas de prisión de 8 a 25 años– por el fallecimiento de Isabel Beatriz Gattari (48), quien en diciembre del 2016 decidió hacerse con él una liposucción y una operación en los glúteos. La mujer se sometió a las intervenciones en una clínica clandestina de calle Alem, de Capital, y tres días después, el 7 de diciembre, perdió la vida en su casa.

arzuza.jpg
El cirujano Carlos Gustavo Arzuza practicando uno de sus deportes favoritos.
El cirujano Carlos Gustavo Arzuza practicando uno de sus deportes favoritos.

La investigación de su deceso direccionó lógicamente hacia el médico que la operó. Arzuza fue detenido en el lugar en donde atendía a los pacientes. Su arresto fue noticia nacional por las circunstancias en la que se dio, ya que el acusado en ese momento se hacía una cirugía, al parecer para agrandar su pene. Esto le generó serias lesiones y estuvo internado un tiempo antes de ir a prisión.

También ese día fue aprehendida su pareja y asistente, la rumana Laura Duta, considerada por la fiscalía partícipe necesaria del delito que le adjudicaron a Arzuza. Además, esta mujer fue acusada por ejercicio ilegal de la medicina, al existir pruebas de que participaba en las operaciones.

Batalla legal

Ambos quedaron detenidos y la fiscal Claudia Ríos solicitó la prisión preventiva para la pareja. La investigadora se basó en que la clínica trucha no contaba con el equipamiento necesario y en que Arzuza no es cirujano plástico. Con esto y otras elementos se fundamentó el dolo eventual.

El Cuarto Juzgado de Garantías avaló la investigación inicial. Sin embargo, el abogado defensor apeló la decisión y le dieron la derecha considerando que faltaba argumentación en la solicitud para que continuaran detenidos.

Ante esto, la fiscalía adjuntó nuevas pruebas que acreditaban la responsabilidad de los apuntados en los hechos. En esta instancia el expediente recayó en el Quinto Juzgado de Garantías y el juez Marcos Pereira confirmó la preventiva para que sigan en el penal.

arzuza.jpg
Adriana Alcalá, la viuda de Roberto Del Barco.
Adriana Alcalá, la viuda de Roberto Del Barco.

El objetivo de la defensa , a cargo de Martín Ríos, siempre fue que la muerte de Gattari quede como un hecho culposo, que le permita a los imputados estar libres y arriesgar una pena menor en el juicio (máximo de 5 años). En este contexto hubo una nueva apelación a la segunda preventiva y el expediente fue a la Octava Cámara del Crimen, actuando como cámara de apelación.

En esta instancia, la suerte de los sospechosos fue dispar. A Arzuza le mantuvieron la prisión preventiva, y se ordenó la liberación de Duta una vez que abonara $30.000 en forma de caución.

Más allá de un nuevo revés sufrido, el cirujano y su letrado insistieron hasta lograr el beneficio de quedar detenido en una vivienda. Esto lo conseguiría en una audiencia en noviembre pasado, cuando la fiscal había pedido una extensión de la investigación por 90 días, lo cual fue aceptado. El abogado Martín Ríos aprovechó la situación para solicitar la detención domiciliaria de su cliente, argumentando el tiempo que llevaba preso y la falta de resolución del caso.

El juez Pereira analizó lo planteado y teniendo en cuenta que la cámara de apelaciones había dado a entender de que se trataba de un hecho culposo, decidió otorgarle al médico ese beneficio tras el pago de $50.000 como fianza.

arzuza.jpg
Ella, afuera; él, adentro. Duta quedó libre y Arzuza sigue en la cárcel.
Ella, afuera; él, adentro. Duta quedó libre y Arzuza sigue en la cárcel.

Desde entonces, en la fiscalía se siguieron reuniendo elementos probatorios hasta la realización de la elevación a juicio, que no tuvo oposiciones. Por la muerte de Isabel Gattari se mantuvo la imputación de un homicidio doloso contra los acusados, y así llegará a debate. Allí la defensa buscará acreditar que fue un episodio accidental la muerte de esta mujer. No hay fecha fijada, pero se cree que podría ser en octubre próximo o a más tardar, a fin de año.

Dos causas más

Carlos Arzuza también será juzgado por un caso de lesiones graves culposas en perjuicio de otra paciente y por fraude a OSEP. En esta última investigación resultó imputado por estafa, defraudación al Estado y falsificación de instrumento público.

Una auditoría de la obra social detectó irregularidades del médico. Concretamente se sospecha que desde hace años presentaba recetas falsas que le permitían conseguir ampollas de Nubaina. Estos remedios están compuestos de nalbufina, droga derivada del opio. Los opiáceos se usan para aliviar el dolor agudo relacionado con cirugías y otras intervenciones médicas, y tienen efectos similares a la morfina.

Su primera condena está en la Corte

Además de estar a la espera de ser juzgado, Carlos Arzuza ya tiene una condena por un hecho similar al que motivó la reciente investigación contra él. La pena que recibió no está firme y se encuentra en la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

En abril del 2017 el médico y su colega Carlos Gassibe estuvieron en el banquillo de los acusados por el fallecimiento de Roberto Del Barco (45), quien en 2013 murió al recibir la anestesia antes de una liposucción. Por este hecho les dieron 4 años y 6 meses de prisión efectiva por homicidio culposo y 9 años de inhabilitación para ejercer la medicina. Al debate llegaron imputados por homicidio doloso, pero los jueces de la Primera Cámara del Crimen bajaron la calificación a un suceso accidental.

Este fallo no ha quedado firme ya que el abogado de Arzuza planteó un recurso de casación, que ahora debe resolver la Suprema Corte de Mendoza.
Fuente:

Más Leídas