policiales - Norma Carleti Norma Carleti
viernes 20 de abril de 2018

El lunes se discute si Hisa sigue preso o es liberado

La Justicia debatirá en la audiencia de prisión preventiva qué hace con el empresario y ex legislador radical, acusado del crimen de Norma Carleti.

El próximo lunes a la tarde la Justicia debatirá en la audiencia de prisión preventiva qué hace con el empresario y ex legislador radical Leonardo Hisa, quien está preso acusado de haber mandado a matar a su ex esposa Norma Carleti, quien fue asesinada en su casa de Tunuyán por tres hombres que le asestaron más de 50 puñaladas.

La situación judicial de Hisa es altamente polémica. Además de las reiteradas quejas de su abogado defensor, Daniel Sosa Arditi, quien ha denunciado que lo tienen casi ilegalmente detenido porque no hay pruebas para vincularlo con el crimen, en tribunales admiten en secreto que la acusación contra el ex marido de Carleti está sostenida con alfileres y por lo tanto es muy discutible.

Aunque se ha dicho una y otra vez que se debatirá si a Hisa le dan la prisión domiciliara, en la audiencia del próximo lunes la defensa tendrá la oportunidad de ir por mucho más: pedirle lisa y llanamente al juez de garantías Oscar Balmes la libertad del empresario e incluso que lo desvincule de la causa.

Hasta aquí las sospechas contra Hisa se sostienen en una llamada telefónica que el ex legislador recibió tres horas antes del crimen, desde un teléfono que fue hallado después del asesinato en manos del autor material del homicidio, Kevin Guerrero.

El llamado dura 14 segundos y el celular en realidad es propiedad de Juan Carlos Guerrero (padre del detenido), quien ha sido empleado de toda la vida de los Carleti y desde hace unos años es el encargado de un emprendimiento inmobiliario de Hisa y su ex esposa.

Ese llamado telefónico, cuyo contenido nunca se podrá saber porque las conversaciones no quedan grabadas, fue el indicio principal de la fiscalía para señalar a Hisa.

Para reforzar lo que en tribunales cualquier juez penal consideraría más que prueba una especulación, el Ministerio Público sumó al contacto telefónico el conflictivo divorcio entre Hisa y Carleti y una consulta que la empresaria había hecho a un abogado penalista, al que le manifestó que tenía intenciones de denunciar a su ex marido.

La detención de Hisa se ejecutó justo en la semana en que en Tunuyán ardía el rumor callejero, a secas y sin mayores precisiones, de que el empresario la había mandado a matar.

La acusación contra el ex marido de Carleti es la más grave del Código Penal y prevé en caso de condena la pena única de prisión perpetua, lo que exige prueba certera.
Fuente:

Más Leídas