policiales - Maipú Maipú
viernes 03 de noviembre de 2017

El lunes comienza otro juicio por el asesinato de un bailarín en Maipú

En el primer debate, en 2014, el policía Rubén Darío Agosti quedó en libertad. Se lo acusa de disparar y confundir a la víctima fatal con un ladrón en el comercio de su madre.

El lunes a las 9, en la Primera Cámara del Crimen, comienza un nuevo debate oral y público por la muerte del joven bailarín de folclore Ezequiel Torres, a quien le dispararon tras confundirlo con un ladrón que asaltaba en un comercio de Maipú.

El acusado es el policía Rubén Darío Agosti que ya fue sometido a un juicio y quedó en libertad en 2014.

Nancy Manrique, madre de la víctima fatal, recordó que el próximo miércoles, su hijo cumpliría 27 años y lamentó con dolor y angustia que ya hayan pasado cinco años desde su asesinato, debido a que su muerte continúe impune ya que "el litigio vuelve a foja cero, desde ahora".

"En el primer juicio no se tomaron en cuenta declaraciones de testigos claves como la de su novia Macarena. Me extraña a mí que un policía que está entrenado y tiene conocimiento haya actuado como lo hizo. Le podría haber disparado a las piernas y no a matar", describió Manrique.

Ezequiel Torres.
Ezequiel Torres.
Ezequiel Torres.

La mujer también expresó que con su familia sienten mucha "impotencia y bronca" y quieren que se haga justicia porque "arrebataron una vida ejemplar y la de todo un hogar".

La escena
La muerte de Ezequiel Torres ocurrió en la noche del 11 de noviembre del 2012, cuando junto con su novia Macarena fueron al negocio de la mamá de Rubén Darío Agosti debido a que eran inquilinos de la mujer. En ese momento entraron dos ladrones, los amenazaron con armas de fuego y las víctimas quedaron detrás del mostrador.

La dueña del local llamó a sus hijos para que la auxiliaran. El muchacho se quedó junto a su novia y un nene de 10 años que había ido a comprar al almacén. Mientras la pareja trataba de tranquilizarse, Rubén Darío Agosti, auxiliar de la Policía Rural e hijo de la almacenera, bajó de su casa y le apuntó a Ezequiel.

Y si bien, el policía habría sido alertado disparó dos veces contra Torres. Una bala ingresó en el pecho y otra al estómago. Ezequiel murió antes de llegar al hospital. Los ladrones jamás fueron detenidos.
Fuente:

Más Leídas