policiales - Buenos Aires Buenos Aires
miércoles 04 de abril de 2018

El hombre hallado en un baúl tenía 20 puñaladas

10 de ellas estaban en la cabeza y el resto en distintas partes del cuerpo. Fue hallado en Pilar.

El hombre que el domingo fue hallado muerto dentro del baúl de su auto en la localidad bonaerense de Pilar fue asesinado el sábado a la madrugada de 20 puñaladas, 10 de las cuales estaban en la cabeza y el resto en distintas partes del cuerpo, entre ellas la espalda y alrededor de los genitales, informaron ayer fuentes policiales.

En tanto, un peritaje de luminol, que revela la presencia de manchas de sangre, realizado en la casa de la víctima dio resultado positivo, por lo que los investigadores creen que al hombre lo apuñalaron allí y que los homicidas limpiaron la escena del crimen.

Según las fuentes, los peritos de Casos Especiales de la Policía Científica y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) San Isidro descubrieron estas manchas hemáticas en las paredes, pisos y muebles del living de la vivienda de la víctima, Ernesto José Bensousan (37), situada en Pilar.

La autopsia realizada al cuerpo de Bensousan confirmó que fue asesinado entre la 1.30 y las 7 del sábado, día en el que los vecinos vieron por primera vez estacionado el Chevrolet Corsa blanco en cuyo baúl encontraron el cadáver al día siguiente.

"Por ahora no descartamos ninguna línea investigativa, pero estamos abocados a reconstruir las últimas horas de la víctima, para ver con quién se frecuentaba, qué actividades tenía y si de ello surge algún sospechoso", dijo una fuente de la pesquisa que está a cargo del fiscal Raúl Casal, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Pilar.

Además, los investigadores revisaron a fondo cuatro dúplex de la familia Bensousan que la víctima administraba y alquilaba.

Uno de los investigadores comentó que "todas las personas que frecuentaban el predio o a las que Bensousan alquilaba alguna casa o habitación ahora son sospechosas".

Los pesquisas determinaron que Bensousan vivía de la renta del alquiler de esas propiedades.

Por otra parte, el fiscal Casal también aguarda resultados de los distintos rastros hallados por los peritos de la Policía Científica en el auto Corsa de la víctima.

Se levantaron huellas dactilares, palmares y pelos. También se tomaron muestras para hacer ADN de contacto en todas las manijas de apertura del vehículo, el volante y el baúl.

En el auto se encontró una campera negra talle L que podría ser de la víctima o de otra persona. Los pesquisas esperan que alguno de esos rastros revele al o los asesinos.
Fuente:

Más Leídas