policiales - Guaymallén Guaymallén
lunes 06 de noviembre de 2017

El crimen del carpintero: el arma, la clave en la causa

Los investigadores recaban pistas para dar con los asesinos de Juan Carlos Moya (61), ultimado en un asalto en Guaymallén.

De a poco empieza a avanzar la investigación por el crimen del carpintero en Guaymallén. Si bien todavía no hay detenidos ni sospechosos identificados, los investigadores comienzan a recibir los primeros datos para profundizar la pesquisa. Creen que el arma que perdieron los delincuentes en la escena puede ser importante para el esclarecimiento.

Juan Carlos Moya (61) fue asesinado el sábado en horas de la siesta. Descansaba en su casa de calle Gutemberg y Victoria, de Guaymallén, cuando dos malvivientes llegaron supuestamente para pedirle un presupuesto para un trabajo de carpintería. El hombre realizaba en su vivienda esas tareas, aunque en ese momento estaba durmiendo la siesta.

crimen-guaymallen-3.jpg

El hijo de Moya hizo pasar a estos dos sujetos creyendo en esta versión, pero una vez dentro de la propiedad uno de los ladrones lo redujo y el otro fue en busca de su padre, que estaba en la habitación. A Juan Carlos le pedían $20.000 que había cobrado el viernes por un trabajo. Él se resistió y en un forcejeo lo balearon en el abdomen y en la ingle, heridas que fueron mortales.

Su hijo también se trenzó con los malhechores y hasta pudo sacarles la pistola. Los corrió algunos metros y les disparó para detenerlos, pero estos dos hombres desaparecieron por las inmediaciones.

Datos, pruebas e informes
La investigación recayó en el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien tras el hecho comenzó a reunir indicios. Uno de los primeros elementos con los que contó es la declaración del hijo de la víctima, que pudo dar una descripción de los asesinos. Uno le llamó la atención y que tendría unos 50 años. Más allá de este testimonio inicial, el muchacho será convocado a declarar nuevamente para saber si puede aportar algún detalle más. Los pesquisas explicaron que, lógicamente, estaba bastante conmocionado mientras era entrevistado.

crimen-guaymallen-2.jpg

La esposa del carpintero también será llamada a declarar porque estaba en la casa mientras todo sucedía. Fue imposible dialogar con ella después del crimen por el estado de shock que atravesaba, comentaron las fuentes.

Otros testimonios que se tomaron fueron los de vecinos, ya que algunos aparentemente vieron escapar a toda velocidad un auto blanco. No aportaron modelo y sólo dijeron que tenía cuatro puertas.

La fiscalía espera las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona. Si bien no hay una específicamente en esa cuadra, hay en los alrededores y los detectives quieren ver si en estos registros se aprecia algún auto blanco o alguien escapando.

Una de las versiones tras el crimen es que el hijo de Moya había herido a uno de los delincuentes, sin embargo, la policía no tiene información de algún herido de arma de fuego que haya ingresado a un hospital en las últimas horas y tampoco en las inmediaciones se detectaron rastros de sangre. "Un balazo de una 9 milímetros te voltea, no podés seguir", explicó una fuente judicial.

Otra medida que está pendiente es conocer si Policía Científica levantó huellas en la casa, algo que puede ser complicado debido a que los atacantes actuaron con guantes.

Quizás la mayor esperanza de los pesquisas en pos del esclarecimiento hoy pasa por el arma que no se pudieron llevar los ladrones y que fue con la que le dieron muerte a Juan Carlos. Esta pistola 9 milímetros ya fue peritada y se esperan los informes del RENAR (Registro nacional de armas) , con sede en Buenos Aires, para conocer a nombre de quien estaba, si estaba denunciada como robada y si ha participado de otro hecho delictivo.

Estos datos podrían llevar a algún sospechoso o a determinada banda que se mueva en un sector en particular de la provincia. "Que haya quedado el arma no es un dato menor. No siempre pasa y puede llevarnos a avanzar mucho en la investigación", aseguró un pesquisa cercano al caso.

Lo concreto es que por ahora el fiscal Pirrello se maneja con algunos datos aportados por Inteligencia criminal de la policía y aguarda medidas que podrían ser claves para el desarrollo de la causa, caratulada como homicidio criminis causa.
Fuente:

Más Leídas