policiales policiales
domingo 27 de mayo de 2018

El asesino de los policías arriesga prisión perpetua y todavía falta que declare su pareja

El hombre apuñaló a la mujer y luego atropelló y mató a dos uniformados el viernes. Se encontró cocaína en su sangre

En medio del luto que vive la provincia por la muerte de los efectivos policiales, hay una investigación penal que desde el momento de consumados los hechos recaba pruebas para sostener la culpabilidad de Alberto Sebastián Petean Pocoví (33). De su autoría no hay dudas, pero en estas horas se han incorporado pruebas para definir su situación procesal. Duras imputaciones pesan ahora en contra de este hombre, que durante la secuencia criminal estaba bajo los efectos de la cocaína.

El acusado pasó la noche en la Comisaría 11 de Luján, y en el mediodía de ayer estuvo frente al fiscal Carlos Torres, que instruye las causas. En el Palacio Policial ya estaba asistido por sus abogados defensores, Edgardo Isura y Cristian Vaira Leyton. Le recomendaron abstenerse de declarar, ante el cúmulo de delitos por los que fue imputado.

El ataque a su pareja, Carolina Elizabeth Seser (37), fue caratulado como un femicidio en grado de tentativa. Este fue el primer episodio del accionar de Petean el viernes, ocurrido en la casa en la que vivían en Maipú con el hijo de ambos.

Luego vino su intento de escape hasta Blanco Encalada, Luján, en donde terminó con la vida de los dos uniformados de Policía Vial Jorge Carlos Cussi (32) y Daniel Ríos (40), tras embestirlos. Para la fiscalía los atropelló de manera intencional y así se lo dicen los testigos que aseguran que el sospechoso dirigió directamente su camioneta contra la humanidad de los efectivos.

Es por esto que la segunda imputación fue de homicidio agravado por la calidad de sujetos pasivos (policías), en concurso ideal con homicidio criminis causa. Es decir, los investigadores entienden que mató a las víctimas para ocultar y lograr la impunidad del primer hecho, el apuñalamiento de su pareja. Tanto el asesinato de los policías como el criminis causa tienen una pena única de prisión perpetua en un juicio.

Hay una tercera acusación, y tiene que ver con daños que provocó en el móvil en el que iba trasladado luego de ser detenido.

Este hombre, nacido en Buenos Aires y radicado en la provincia, quedó alojado en los calabozos del Palacio Policial y durante el fin de semana será trasladado a la cárcel.

Los pesquisas aseguran que el expediente ha avanzado bastante a pesar de que los acontecimientos son recientes. Se han tomado muchas declaraciones de testigos que dan cuenta del proceder temerario de Petean. Algunas medidas que llegarán a manos del fiscal en las próximas horas son el informe de Policía Científica en la escena y una revisión de la Ford Ranger del acusado, que presenta dos impactos de bala en la puerta del conductor.

Estos disparos los habrían efectuado policías para detenerlo. Se calcula que de allí se tomará la defensa para tratar de probar que los tiros habrían asustado al imputado, y con el rodado fuera de control atropelló a los ahora fallecidos.

Hay una versión que indica que Petean también disparó, aunque en la requisa no le encontraron ningún arma de fuego. Lo que sí hallaron los investigadores en la casa de la pareja fue el cuchillo con el que el hombre hirió a la mujer. Al respecto, Carolina no ha declarado por estar en terapia intensiva. Su testimonio será valioso para conocer el motivo de la discusión que terminó en la furiosa agresión. El acusado tenía una causa por abuso sexual simple –se desconoce quién fue la víctima–, pero no contaba con denuncias previas por violencia de género.

Drogado
Quizás una explicación del estado en el que estaba este sujeto es que se encontraba bajo los efectos de la cocaína. Así lo adelantaron los bioquímicos que le hicieron estudios y detectaron esa droga en su sangre.

Si bien no trascendieron valores ni detalles, se confirmó que había consumido estupefacientes recientemente.

Las primeras pericias psicológicas dan cuenta de una persona imputable, consciente de lo que hizo.
Fuente:

Más Leídas