policiales - Mendoza Mendoza
domingo 17 de junio de 2018

Echaron a dos comisarios por robar combustible y autopartes

Los mellizos Carlos y Oscar Zingariello tenían a su cargo las oficinas de Mantenimiento Edilicio y del Automotor. A un móvil que nunca se movió le "cargaron" 1.029 litros

Dos hermanos mellizos, uno comisario de la Policía de Mendoza y el otro subcomisario, fueron echados de la fuerza luego de que la Inspección General de Seguridad aconsejara esa sanción tras una larga investigación en la que se los acusa de protagonizar un robo hormiga de miles de litros de combustible, repuestos de automotores y elementos de construcción. La Junta de Disciplina del Ministerio de Seguridad aplicó la expulsión el 8 de junio, mientras se los investiga en la Justicia.

El 4 de junio del 2017, Diario UNO publicó la investigación interna que un año antes le había llegado a la IGS, y que además de a los dos mellizos, el comisario Oscar Fabián Zingariello y el subcomisario Carlos Horacio Zingariello, apuntaba a toda una banda en la que estarían implicados seis uniformados más.

El descubrimiento activó a la par una investigación en la Fiscalía de Estado.

Tras la primera denuncia, el 21 de junio del 2016 la IGS aconsejó intervenir las divisiones de Mantenimiento del Automotor –a cargo del comisario Oscar Zingariello– y la de Mantenimiento Edilicio, que estaba al mando del subcomisario Carlos Zingariello. También ordenó cerrar las oficinas de ambos acusados y trasladar al personal a cargo e inició una averiguación interna.

"La primera denuncia que nos llegó afirma que una odontóloga había donado un sillón de uso odontológico a la policía y el aparato debió de haber quedado al cuidado de uno de los denunciados pero desapareció. Después nos llegaron acusaciones del sospechoso enriquecimiento de uno de ellos, que en poco tiempo había comprado un taxi, una Toyota Etios 0 kilómetro, una Ford Ranger, cuatriciclos, motos y otros rodados. También nos alertaban sobre el robo de combustible y repuestos, que más tarde pudimos comprobar", apuntó en aquel momento el titular de la IGS, Marcelo Puertas.

Tras constatar el consumo de combustible que se registraba en el sistema Petrored, que se cargaba con vales en las estaciones de servicio adheridas, con la "provisión cuota normal" que se presentaba en la Oficina de Supervisión de Combustible de Seguridad, siempre había discrepancias. Siempre se cargaba más de lo que se registraba como consumo.

El ejemplo más burdo: el móvil 329 no registró salidas y tampoco ingresos de la Dirección de Logística entre marzo y junio de 2015, sin embargo en el historial de consumo en el sistema Petrored ese móvil gastó 700 litros de combustible en marzo y 329 litros en junio, es decir 1.029 litros en dos meses. Las cargas de marzo las hicieron el subcomisario Carlos Zingariello –hermano del jefe de Automotores– y el sargento Jorge Martínez Asfenato, que era quien debía controlar las cargas.

Paralelamente se realizaron otros 6 sumarios que involucran a los hermanos Zingariello y a otros uniformados que estaban bajo su mando. A Carlos Zingariello también lo investigaron por haber desviado materiales y capital que eran para la construcción del edificio de la Dirección de Narcocriminalidad, que funciona en la Base Cóndor desde el 2015.
Fuente:

Más Leídas