Definen si va a juicio una mujer por prestar un arma para asesinar

Martha Lucía Méndez (53) apeló la decisión del fiscal. Es una de las imputadas por la muerte de Jonathan Pescara (26), ultimado en Las Heras hace casi un año.

En cuestión de días, la Justicia terminará de resolver si un hombre y una mujer deben responder en un juicio oral y público por el asesinato de Jonathan Ramón Pescara, el joven de 27 años asesinado hace casi un año en el marco de una pelea entre familias.

Cristian Negro Navarro (26) y Martha Lucía Méndez (53) son los dos imputados que tiene la causa por el crimen ocurrido en Las Heras. Para el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, el primero de ellos es quien efectuó el disparo fatal -autor- y la mujer fue quien suministró el arma homicida -partícipe primaria-.

También hay otro joven imputado pero por abuso de armas. Los pesquisas sostiene que esta persona comenzó a disparar cuando un grupo de personas intentaba auxiliar a Pescara luego de ser baleado.

Pese a que hay más sospechosos prófugos, el fiscal solicitó el fin de la etapa investigativa contra estas tres personas y la elevación del caso a juicio oral y público. La defensa de Méndez presentó una apelación y este viernes se realizó una audiencia en la Justicia de Garantías.

Fuentes judiciales comentaron que los argumentos vertidos por los representantes de la mujer procesada se basan en contradicciones entre testigos. Es que varias personas que presenciaron el hecho declararon que Méndez le pasó un arma envuelta en un trapo al Negro y lo incitó a disparar. Pero algunos testigos presentados por la defensa aseguran que ni siquiera estuvo en el hecho.

La juez de Garantías Érica Sánchez decidió tomar un cuarto intermedio y se espera que en los próximos días decida si confirma o no la elevación a juicio contra la acusada.

Pelea familiar

El día que asesinaron a Pescara, el 1 de marzo pasado, desde su entorno aseguraron que trató de defender la casa de su suegra. Los familiares y vecinos de la zona detallaban la vieja enemistad entre dos grupos familiares, que había incluido pelea entre menores, amenazas y hasta acusaciones por venta de drogas.

Según reconstruyeron los pesquisas, horas antes de ser asesinado Pescara había amedrentado a un grupo de personas que estaba atacando la casa de su suegra, ubicada colindante a su vivienda. Cerca de las 18, el joven conocido como Jony se dirigió a un kiosco a comprar una cerveza y en una esquina fue increpado por los asesinos, que lo ultimaron de un disparo en el pecho.

El conflicto entre partes continuó varios meses después, ya que fue asesinado Marcos Daniel Pujado (20) también en la zona de Las Heras a fines de octubre. Este joven era uno de los sindicados en el homicidio de Pescara y los investigadores creen que se trató de una venganza.



Fuente:

Más Leídas