policiales - Judiciales Judiciales
viernes 24 de noviembre de 2017

Declaró en el juicio al conductor que lo chocó y lo dejó incapacitado

La audiencia contra Sergio Reinaldo Cococc se esperaba con expectativa. Si bien aportó muy poco, reveló las graves secuelas que le dejó el hecho.

Este jueves se realizó la segunda jornada del juicio en contra de Sergio Reinaldo Cocco (49), el hombre que conduciendo a contramano y en estado de ebriedad mató a un motociclista e hirió a otro joven en 2015.

La audiencia se esperaba con expectativa ya que declaró la víctima sobreviviente. Si bien aportó muy poco, reveló las graves secuelas que le dejó el hecho.

Bruno Gutiérrez (25) es el hombre que en aquella madrugada del 9 de julio iba con Gustavo Guzmán (28) a bordo de una moto por la Cuarta Sección de Mendoza capital.

Este último manejaba y fue quien murió en el accidente. El otro joven, que estuvo internado varios días en estado delicado, se presentó en la Cuarta Cámara del Crimen.

El muchacho señaló que no recuerda nada de aquel siniestro, pero explicó que tras ese episodio quedó con una incapacidad del 80 por ciento. Fuentes judiciales detallaron que se lo notaba lento en sus palabras y en sus razonamientos. El único aporte de Gutiérrez para la causa fue lo que manifestó durante la instrucción, aunque tampoco con demasiados detalles.

También ayer declararon el inspector municipal que realizó el acta vial del choque y unos amigos del acusado. Estos manifestaron lo mismo que Cocco, que horas antes estuvieron en una fiesta y que el sospechoso había tomado un par de vasos de fernet. El test de alcoholemia posterior al hecho arrojó 1,22g de alcohol en sangre.

En la primera audiencia del juicio, realizada el miércoles, Cocco dijo sentirse culpable por lo sucedido, pidió perdón a las familias de las víctimas y aseguró que anduvo varias cuadras a contramano porque se quedó dormido. El impacto ocurrió en calle Perú llegando a Fray Inalicán, en Mendoza capital.

El debate sigue hoy con más testigos y seguramente se extenderá debido a la batalla teórica que se ha planteado.

El conductor está imputado de homicidio simple con dolo eventual (8 a 25 años de prisión), aunque frecuentemente estos casos terminan en condenas por homicidio culposo, que tiene de 2 a 5 años de pena con posibilidades de excarcelación.
Fuente:

Más Leídas