Diario Uno > Policiales

"Decía que si su ex mujer no venía nos iba a matar a todos", contó uno de los rehenes del policía de San Martín

Rodolfo Jofré, el policía que tuvo en vilo a todo Mendoza luego de tomar a siete personas como rehenes en San Martín pedía por su ex exposa: Deolinda Rodríguez. El hombre amenazaba con matar a todos si quien lo denunció por el abuso sexual de su hija de 9 años en 2011 no se hacía presente.

La actual pareja de Deolinda, que fue rehén del policía durante cinco horas, dijo que el hombre "estaba dispuesto a todo", una vez que recuperó su libertad.

En tanto, Deolinda narró ante la cámara de Canal 7:  “Escuché que entró alguien cuando estábamos durmiendo, me metí en el baño y me escapé por la ventana. “Tenía el celular en el bolsillo y llamé a la Policía mientras escuchaba los gritos de mis hijas”.

La mujer sostuvo que en un primer momento no sabía que era su ex pareja quien había entrado a su casa, hasta que escuchó su voz cuando estaba fuera de su hogar. Ni siquiera sabe por dónde entró.

“Yo sabía que desde hacía tiempo Rodolfo Jofré tenía prisión domiciliaria, pero se movía por todos lados como quería”, relató Rodríguez, luego de cinco horas de tensión mientras su familia estaba como rehén en su casa del barrio Nuestra Señora de Fátima, de Alto Verde, en San Martín.

Deolinda denunció a Jofré en el 2011. “Él estaba enfermo y se había quedado en su casa de El Espino –de la misma comuna- y me pidió que llevara a mi hija de 9 años. Cuando llegué a mi casa la encontré llorando y no quería ir pero no me decía por qué”.

Fue su hermana mayor quien le contó a la madre lo que la niña le había relatado. “Dijo que la manoseaba y la hacía desnudar. Yo me iba a trabajar y él se demoraba un rato más en salir a trabajar”.

Rodríguez explicó que habló con el juez Orozco, de la Cámara del Crimen de San Martín, quien le respondió que no podía poner un policía en la puerta de Jofré. La mujer también pidió ayuda en el Ministerio de Seguridad, donde dijo que sólo confirmaron que el hombre estaba solo en su casa.

“Ayer mandó a alguien para saber si yo estaba en mi casa. Sabía también los movimientos de mi pareja y los nuestros”, manifestó.

La versión de un rehénLa pareja de Deolinda fue uno de los que estuvo bajo las amenazas del policía, que está separado de la fuerza desde que fue denunciado por abuso sexual.

“Nos decía todo el tiempo que la quería a ella”, sostuvo el hombre: “Todo el tiempo nos amenazó a punta de pistola, especialmente a la hija más grande de ella. Dijo que si ella no aparecía nos iba a matar a todos”.

“Nos llevó al comedor y nos maniató con una sábana que me obligó a romper”, relató el hombre.

Luego agregó: “Colgó una sábana y ahí lo tuvo atado un rato a uno de los yernos de Deolinda y después a mí. Mientras apuntaba todo el tiempo con el arma en la cabeza de la hija más grande, de 22 años”.

También dijo que el policía había llevado nafta y tinner, pero que nunca los roció.

“Cuando llegaron los negociadores nos llevó a todos a una habitación, menos a la hija de Deolinda, que la llevaba amenazada con el arma en la cabeza para todos lados”, indicó. 

 Embed      
 Embed      
Martín Vecchio
Martín Vecchio

Seguir leyendo