policiales - Córdoba Córdoba
miércoles 07 de febrero de 2018

De los pasajeros del colectivo que volcó en Córdoba: "Iba muy fuerte"

Por el accidente, el chofer, Santiago Ureta, fue imputado por la fiscal de tercer turno, Jorgelina Gómez, por el delito de lesiones agravadas y luego fue puesto en libertad.

Otra vez la seguridad vial del transporte público de pasajeros de larga distancia quedó en la mira. A pocos días de la tragedia de Las Cuevas, con tres muertos y más de 30 heridos y contusos, luego del vuelco de un colectivo chileno por una mala maniobra, este martes a las 5.45, un micro mendocino se dio vuelta en solitario en las Altas Cumbres, camino a la ciudad de Córdoba.

Si bien no hubo que lamentar fallecidos, hay cuatro heridos graves, tres de ellos niños y un adulto, un mendocino que a raíz del accidente perdió uno de sus brazos. Además, dejó una veintena de lesionados comprometidos que tuvieron que recibir atención médica.

Por el accidente, el chofer, Santiago Ureta, fue imputado por la fiscal de tercer turno, Jorgelina Gómez, por el delito de lesiones agravadas y luego fue puesto en libertad.

El colectivo siniestrado, que había partido de Mendoza, pertenece a la firma Andesmar, la que en un comunicado oficial negó, basándose en el seguimiento del GPS, que el chofer haya sobrepasado los límites de velocidad.

Sin embargo, la nota que volvió a sobresalir fue la queja de los pasajeros contra el chofer del colectivo, dando cuenta de una conducción temeraria. Para los viajeros, la causa del accidente es que el conductor del colectivo circuló gran parte del viaje a alta velocidad.

Uno de los testimonios precisos que expresó un viajero indignado fue que "tomaba las curvas muy fuerte".

En una zona de curvas cerradas, como son la sierras cordobesas, girar a baja velocidad, pero por encima de lo que permite el camino puede terminar en una desgracia.

Por su parte, la Comisión Nacional de Regulación de Transporte, que controla al transporte público de media, larga distancia y turismo, informó oficialmente que el chofer que protagonizó el accidente se subió al micro de emergencia y a último momento en Mendoza porque el que estaba listo para salir, estaba pasado de las horas de conducción por día que marca la normativa.

Esta intervención de la CNRT en la terminal provincial habría provocado un retraso en la salida del viaje.
Los reclamos del pasaje en los medios de comunicación por la conducción del chofer, fueron un reflejo alarmante de lo que ya se escuchó de los viajeros sobrevivientes del micro de Meltur, que volcó en Las Cuevas.

Los pasajeros de Meltur señalaron que hacía rato le venían pidiendo al chofer que bajara la velocidad, lo que nunca sucedió y derivó en el desenlace fatal cuando el conductor sobrepasó a un camión en una curva de Las Cuevas y terminó volcando por esquivar a otro colectivo que venía de frente.

El desastre de Tur-Bus, el 18 de febrero del año pasado, que dejó 19 muertos en Horcones, tuvo el mismo relato.

Los viajeros se habían cansado de advertirle al chofer Francisco Sanhueza, hoy preso y a punto de ir a juicio, de su conducción peligrosa sin que él tomara en cuenta esos comentarios que terminó en la peor tragedia vial local que se recuerde.

Reclamos
Sobre el accidente en Córdoba, los primeros testimonios fueron que el micro iba rápido y que se sacudía en el trayecto.

Es más, el chofer, que aseguró off the record a los periodistas de aquella provincia, que volcó culpa de una mancha de aceite o gas oil en el asfalto, atestiguó, que cuando fue a ayudar a los heridos tras el vuelco varios pasajeros lo agarraron a los golpes.

Ese malestar también se hizo notar en los testimonios de las víctimas.

Una mujer destacó: "El chofer iba muy fuerte, vino fuerte todo el camino. Caímos y había muchos gritos, muchos nenes perdidos. Veníamos dormidos, pero advertidos de que el chofer venía muy fuerte. La verdad, no fue un accidente".

Un hombre en tanto, detalló: "Venía durmiendo y sentí los reclamos de todos y empezaron a gritar que el chofer era un pelotudo que venía fuerte. Ya venía así manejando desde Mina Clavero, manejaba para el culo".
Fuente:

Más Leídas