policiales - Crimen Norma Carleti Crimen Norma Carleti
miércoles 21 de marzo de 2018

Cuestionaron el hallazgo de ADN de uno de los sospechosos del caso Carleti

Raúl Izura, abogado de la familia Guerrero, criticó que no haya habido perito de la defensa durante la recolección y análisis de la prueba

Raúl Izura, abogado de la familia Guerrero, cuestionó ayer la realización de la prueba más comprometedora de la causa por el crimen de Norma Carleti: el hallazgo de ADN de Kevin Guerrero en las uñas de la víctima, lo que lo pone a este hombre en la escena del crimen. Además, la tobillera electrónica de este joven-estaba con prisión domiciliaria- se activó en la zona de la casa de Carleti.

"La prueba es comprometedora. Pero sin desconfiar de la capacidad de quienes la hayan hecho, es una prueba que se hizo sin el control de la defensa. Es válida, pero es objetable en cuanto que la defensa no tuvo participación en el rescate del material, ni en la forma en que se hace el ADN, no hubo perito de parte en la producción de la prueba", aseguró el letrado en el programa Te digo lo que pienso de radio La Red.

"No tenemos en claro el procedimiento que se efectúa. Desde el primer momento que hay una sospecha o va a haber un detenido se tiene que dar aviso a la defensa. Tienen que llamar a un defensor oficial", agregó.

Respecto a las llamadas intercambiadas entre Leonardo Hisa y los Guerrero, Izura sostuvo que "tenemos una llamada, era una llamada entre Hisa y Juan Guerrero (el padre) para ver cómo iniciaban las acciones laborales del otro día. No tenemos el desgravado de la llamada, sólo la constancia de la llamada".
"Hay dos llamadas, una del teléfono fijo de la casa, que es requisito para la concesión de la tobillera. No está impedido el uso particular de ese teléfono", agregó.

Respecto a que el celular del joven Guerrero fue ubicado en la celda que corresponde a la casa de Carleti, el abogado dijo que "el chico estaba en su vivienda con la domiciliaria, y dice que él estaba cansado de estar encerrado. Posiblemente se haya ido, haya salido y en las inmediaciones de la casa de Carleti se abre esa celda. Pero es la calle, no adentro".

Respecto al Fiat 600 que fue comprado por los Guerrero días antes del crimen y luego hallado incendiado, Izura aseguró que sus defendidos "habían revendido el auto".

Fuente:

Más Leídas