policiales policiales
jueves 23 de noviembre de 2017

Crimen de Trinidad: para 2 de los 3 hermanos piden perpetua

La niña (8) fue abusada y asesinada en Maipú en abril de 2016. El juicio lleva más de un mes y son tres los acusados

Más de un mes lleva el juicio por el terrible homicidio de Trinidad Rodríguez (8), la niña abusada y asesinada en Maipú en abril del 2016. El caso tiene a tres hermanos en el banquillo de los acusados. El debate entró en la recta final, con dos de ellos rumbo a la prisión perpetua y el tercero con posibilidades de absolución.

Desde el 10 de octubre la Sexta Cámara del Crimen juzga a Jesús (25), Diego (22) y Matías Concha (19) como sospechosos de abusar sexualmente de la pequeña, matarla y quemarla. Tras una larga ronda de testigos y pruebas aportadas, ayer fue el momento de los alegatos.

El fiscal de cámara Fernando Guzzo, en base a todo lo aportado, pidió prisión perpetua para Jesús y Diego. El elemento clave para su alegato es un calzoncillo de Jesús que fue secuestrado en su casa cuando lo detuvo la policía. En esta prenda se detectaron restos espermáticos suyos y material genético de Trinidad (sería saliva) y de su hermano Diego. Con este panorama, los investigadores entienden que hubo una situación de abuso en perjuicio de la niña, en la cual participaron estos dos hombres. Los dos están imputados por abuso sexual gravemente ultrajante con homicidio criminis causa (la habrían matado para ocultar el abuso), delito con pena única de perpetua. Los abogados defensores pidieron absolución para los acusados, mientras la querella adhirió a lo expuesto por la fiscalía.

Distinta es la situación de Matías Concha, el más chico de los hermanos. Su única vinculación con el hecho es que un testigo lo vio juntando ramas y llevándolas al lugar en donde apareció el cuerpo, presuntamente para hacer fuego. No hay indicios que muestren que participó en el abuso y en el crimen, por lo que sólo se lo podría acusar de un encubrimiento. Sin embargo, al estar sus hermanos señalados en la causa, el encubrimiento en este caso está exento de penas.

Por esto es que el fiscal Guzzo pidió la absolución de Matías, a lo que se sumaron la defensa y la querella.

Al juicio sólo le queda la resolución del Tribunal y la lectura de la condena, aunque para la última audiencia todavía no hay fecha prevista.

El hecho
Trinidad salió de su casa del barrio San Cayetano de Fray Luis Beltrán en el mediodía del 11 de abril del 2016, hacia la escuela Lafinur, donde cursaba el segundo grado. En horas de la tarde la niña –padecía un retraso madurativo– era esperada por su familia, pero nunca más fue vista. Al advertir la demora, su madre se comunicó con autoridades del colegio y le dijeron que no había asistido a clases.

Ya en la noche radicaron la denuncia en la Comisaría 61 y comenzó la búsqueda. En la madrugada del 12 de abril, uno de sus seis hermanos y su padrastro dieron con sus restos carbonizados en una ripiera ubicada a unos 500 metros de donde vivía.

Allí se halló un cráneo pequeño calcinado y algunos huesos en el mismo estado. Estas partes fueron sometidas a un cotejo de ADN que confirmó su identidad. El mismo día del hallazgo, los hermanos Concha –vecinos de la víctima– quedaron tras las rejas.

De la ripiera la policía se llevó un ladrillo con sangre y cabello de la niña. Los pesquisas creen que fue abusada, luego golpeada con un ladrillo y finalmente, quemada. Por como se encontró carbonizado el cuerpo, no se pudo determinar la causa de muerte.
Fuente:

Más Leídas