policiales policiales
viernes 09 de marzo de 2018

Consternación y un pedido de justicia en la Cuesta de los Terneros

Familiares de las víctimas se acercaron al lugar donde volcó el colectivo y murieron 15 personas. "Que el juez piense como ser humano y no con las leyes", expresó uno de ellos.

En medio de llantos que reflejan el dolor que dejó la tragedia en la Cuesta de los Terneros que les costó la vida a 14 chicos y al chofer, familiares de los fallecidos visitaron el lugar exacto y repitieron el reclamo de justicia. Esto, en medio de los pedidos formales para reactivar la causa e imputar a dos personas.

Fue un puñado de familiares quienes hicieron el viaje hasta la Cuesta para vivir un momento a solas con el escenario de la fatalidad. Momentos duros que a casi todos les hicieron soltar lágrimas y quebrarse por el dolor.

En medio de ese contexto, Carlos Bauzá, abuelo de Dana Mayte Reynoso Bauzá, que con apenas 8 años dejó la vida en ese tramo de la ruta 144, tuvo palabras emotivas y contundentes.

"Esto es algo no deseado por nadie, algo que se podría haber evitado y queremos que se haga justicia para que no vuelva a ocurrir, porque además de los 14 damnificados hay otras familias atrás, soy el abuelo y me cambió la vida, mis hijos no son los mismos", dijo antes de quebrarse.

Ya con fuerza, esa que cada día tienen que sacar para seguir viviendo y peleando por esta causa, añadió que "además del abrazo necesitamos otras cosas, justicia, que este tipo –por Pinelli, el chofer que quedó vivo– no repita lo mismo; el día del accidente estaba con ella feliz y al otro día no la tuve más".

Luego apuntó directamente a lo mal que se maneja, a la falta de controles. "La tragedia ya está hecha, pero hay cosas que se pueden cambiar. Hoy en Mendoza sigue pasando todo igual, micros en doble mano, no hay una garita policial, los argentinos no aprendemos, a la semana nos olvidamos", dijo.

Y en medio de una causa que no tiene culpables y que desde la hora cero se hizo mucho hincapié en que al morir el chofer se extinguía la acción penal, apuntó a la Justicia. "Es un momento duro, aprovecho para que el juez piense como ser humano y no con las leyes, acá hay gente que es culpable, el que falleció y el padre que era segundo chofer, que piense como persona y no con un libro bajo el brazo; no puede ser que al mes casi provoca otra tragedia y nadie hace nada, los Pinelli son responsables directos, no puede ser que no estén imputados", cerró conmovido Carlos Bauzá.

Una estrella más
Andrea y Ariel, padres de Sol Silva (13), otra de las 15 víctimas fatales del hecho, pintaron ayer la quinta estrella sobre el asfalto de la ruta 144 donde volcó el micro que trasladaba a los bailarines de la escuela de danzas Soul Dance.

Acompañados por dos miembros de la Fundación Estrellas Amarillas que gestionaron los permisos ante la Dirección de Vialidad Provincial, Andrea y Ariel se arrodillaron sobre la ruta y con tristeza y pasión pintaron la estrella y escribieron el nombre de su hija.

Esta es la quinta estrella que recuerda a 5 de los fallecidos durante el accidente ocurrido el 25 de junio de 2017.

Ambos planearon este momento cuando estaban en Buenos Aires y aprovecharon el viaje a San Rafael para concretar la promesa que se hicieron.

"No queremos que la muerte de nuestra hija pase desapercibida. Es una advertencia, una señal para todos los que conducen a gran velocidad y ponen en riesgo su vida y la de los demás", señaló Andrea entre lágrimas. Es que a la pareja que viajó para asistir a una conferencia de prensa que se dio el miércoles sobre la causa, le cuesta superar la pérdida de su hija.

En este sentido, Andrea la recordó como lo que era , una persona solidaria que pensaba en los demás. "Por eso decidimos autorizar que un merendero de San Rafael lleve el nombre de nuestra hija", contó.

También aclaró que "muchos padres no han podido venir por cuestiones económicas o emocionales. Todos quieren pintar las estrellas y que sean 14 las que queden sobre la ruta".
Fuente:

Más Leídas