policiales - Judiciales Judiciales
lunes 21 de mayo de 2018

Condenaron a Farruko por asesinar a una mujer en medio de una pelea de bandas

Lili Gutiérrez (48) ligó un disparo cuando se desarrollaba un enfrentamiento barrial el 1 de enero de 2017 en Guaymallén. Uno de los autores admitió haber cometido el hecho y fue a un juicio abreviado.

Casi de forma sorpresiva, la Justicia de Mendoza logró condenar a un joven de 21 años por el primer asesinato ocurrido el año pasado, donde una mujer fue ultimada al quedar en medio de un tiroteo entre bandas que ocurrió en Guaymallén.

Franco Quiroga Torres de 21 años, fue condenado en la mañana de este lunes en un debate oral y público que terminó más rápido de lo previsto. El joven, conocido como Farruko, llegó acusado como partícipe primario de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Horas antes de que inicie el debate, su defensora oficial Cristina Sánchez acordó con la fiscal Laura Rouselle realizar un juicio abreviado. El imputado admitió haber participado en el asesinato de Carmen Lili Gutiérrez (48) y fue condenado a 11 años de prisión -se acumularon otras causas por robo agravado y amenazas-.

Si bien se trata de una pena cercana a la mínima que establece este delito, fuentes judiciales aclararon que no había demasiadas pruebas y existía el riesgo de que Farruko sea absuelto por el beneficio de la duda. Sucede que el crimen ocurrió en el contexto de un enfrentamiento de bandas barriales, lo que generalmente implica que sea difícil que testigos quieran declarar por temor a represalias o por códigos callejeros.

La ligó de arriba

Según sostiene el expediente, Farruko Quiroga y otros miembros de su banda habían protagonizado una pelea contra un joven identificado como Felipe Carrizo (20) el último día de 2016. Pese a los festejos de Año Nuevo, el enfrentamiento se reactivó en el mediodía del 1 de enero de 2017 en el interior del barrio 17 de Noviembre.

Una moto conducida por un menor de edad identificado como Chamo -fue atrapado pero todavía no es juzgado- y ocupada por Quiroga apareció por la zona y se escucharon algunas detonaciones de arma de fuego. Una de las balas impactó en Carrizo, aunque no le produjo graves lesiones.

Otro disparo, que iba dirigido al padre de ese joven, hirió a Lili Gutiérrez, quien se encontraba en la puerta de su casa donde se desarrollaba una juntada familiar. El proyectil ingresó por su pecho y le quitó la vida a los pocos minutos tras ingresar al Hospital Central.

Ambos sospechosos fueron detenidos tras una serie de allanamientos que lideró la fiscal de Homicidios Claudia Ríos cinco días después del hecho de sangre.



Fuente:

Más Leídas