policiales - Cara Cortada Cara Cortada
miércoles 08 de noviembre de 2017

Condenaron al Cara Cortada por intentar asesinar a dos operarios del ex COSE

El joven de 21 años y otros cuatro acusados fueron sentenciados este miércoles. El hecho ocurrió en el marco de un violento motín en ese establecimiento.

Un cruce más entre la Justicia y el Cara Cortada. El joven, reconocido por violentos asesinatos en el oeste de Godoy Cruz durante su adolescencia, fue condenado este miércoles junto a otros tres jóvenes por intentar asesinar a dos operarios de la Dirección de Responsabilidad Juvenil.

Franco Nahuel Ábrego (21) fue encontrado culpable por la Primera Cámara del Crimen y recibió 3 años y 10 meses de prisión por dos hechos de tentativa de homicidio agravado por la participación de un menor de edad.

La juez Lilia Vila también condenó con la misma pena a Carlos Enrique Olmedo (19), quien además tenía una causa por robo simple. En tanto que recibieron 3 años y dos meses de prisión Adrián Rocoso Bravo (20) y Marcelo Andrés Picón Cortez (19) -este último también por amenazas simples-.

Estos cuatro jóvenes, junto a un menor de 17 años, participaron de una revuelta en el ex COSE el 15 de junio pasado del año pasado, cuando se encontraban en ese establecimiento perteneciente a la Dinaf.

Según se reconstruyó en el expediente que lideró entonces el fiscal de instrucción Juan Carlos Alessandra -y en el juicio fue defendido por Laura Rouselle-, la tarde de esa jornada se transformó en una pesadilla para dos operarios de la institución.

Los cinco jóvenes lideraron un motín y el propio Cara Cortada intentó apuñalar a uno de los trabajadores, quien logró zafar y esconderse en una de las cocinas del establecimiento. En tanto que el regente del sector también debió refugiarse en su despacho, trabando la puerta con un escritorio.

Del otro lado, los jóvenes esgrimían amenazas de todo tipo. "Ahora vamos a matar a todos estos culiados", "te vamos a poner de cabeza" y "no se metan porque le vamos a pinchar al operador Manuel, se lo vamos a matar", fueron algunos de los gritos que quedaron plasmados en el expediente gracias a las declaraciones testimoniales de las víctimas y las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Rocoso Bravo y Marcelito Picón, que habían ido al baño en ese momento, se plegaron a la revuelta. Olmedo y el menor de edad comenzaron a prender fuego un colchón.

Minutos después, las autoridades lograron calmar a los revoltosos y con el avance investigativo el fiscal Alessandra los imputó. El magistrado solicitó que los cuatro mayores sean trasladados a un penal, por lo que esos fueron los últimos días de los revoltosos en el sector de máxima seguridad del ex COSE.

El Cara Cortada es el más conocido de los sindicados, por ser un soldadito de la jefa narco del oeste de Godoy Cruz Sandra Yaqui Vargas y estar vinculado a varios homicidios en la zona del Campo Papa. Pero los otros condenados no se quedan atrás: Bravo estuvo acusado en el crimen de un joven, Picón por otro homicidio en el bario Lihué y Olmedo tiene casi 90 causas penales.

Fuente:

Más Leídas