Policiales Viernes, 24 de agosto de 2018

Cayó un mendocino acusado de varias estafas a ex combatientes de Malvinas

La investigación se originó en San Juan, donde también fue apresado un hombre. Pedían plata para iniciar un trámite para una falsa pensión.

Una ola de estafas a ex combatientes en la guerra de las Malvinas desató una investigación en la vecina provincia de San Juan que tuvo coletazos en Mendoza. Dos sujetos fueron detenidos acusados de quitarles dinero a los exsoldados prometiendo trámites para cobrar unan supuesta pensión.

Hace algunos meses, la Justicia sanjuanina recibió varias denuncias de las víctimas. En su mayoría se trata de personas que estuvieron en el conflicto bélico y en otros casos son miembros que todavía pertenecen a las Fuerzas Armadas.

El modus operandi: los individuos contactaban a sus víctimas y les decían que estaban tramitando para que cobren una nueva pensión. Una vez que creían el engaño, les hacían llenar un formulario con datos -incluso tenía hasta una estampa de la bandera argentina- y les pedían entre 1.000 y 1.300 pesos para avanzar con la operación.

Fuentes ligadas a la investigación detallaron que hay casi 400 planillas que fueron firmadas por los estafados.

La causa en San Juan avanzó y se identificó a dos de los sospechosos. Uno de ellos operaba en esa provincia y otro está radicado en Mendoza. Los pesquisas están trabajando para detectar si hubo casos locales.

Este viernes se hicieron allanamientos en ambos lugares donde se detuvo a dos personas. Según informó el Diario de Cuyo, en el departamento sanjuanino de Chimbas fue apresado Walter Agustín Dojorti (56).

Este viernes cerca de las 7, personal de Delitos Económicos de la Policía de Mendoza, mediante un exhorto de un juez sanjuanino, realizó otro operativo en una domicilio ubicado en calle Santiago del Estero, en el barrio Virgen del Valle, dentro de Godoy Cruz.

Allí fue detenido Eduardo Blanco Rubio (59). Además, se secuestraron 375 mil pesos en efectivo, 340 fichas con datos personales de las víctimas, tres teléfonos celulares, una tablet, un pen drive, documentación relacionada a la causa y dos armas de fuego -un revólver calibre 32 y una pistola 9 milímetros-.

Víctimas en Facebook

El perfil de la red social que tenía Blanco esa una prueba de, al menos, el contacto que tenía el sospechoso con las víctimas. En sus publicaciones, varios excombatientes le consultan sobre el estado del trámite y hasta le agradecen por representarlos.

Las respuestas del sospechoso son evasivas. Desde decir que le robaron su teléfono, hasta manifestar que había sido internado por una descompensación o que debían ir a su domicilio personalmente para obtener información.

Incluso una mujer le recrimina ver "muy poco movimiento" en el trámite, a lo que Blanco le contesta "ya tuvimos respuesta del Juzgado del Embajador de la ONU y del Ministerio de Defensa de la Nación".