policiales policiales
viernes 22 de diciembre de 2017

Caso Villouta: el empresario Verdenelli pide ser liberado

Hoy se realizará una audiencia, por solicitud del abogado defensor, quien plantea el cese de la prisión preventiva

A casi cuatro meses de un accidente fatal que impactó en Mendoza y hasta generó polémica, el caso se encuentra en la última etapa investigativa y hoy tendrá una audiencia muy importante.

Se trata de la causa por la muerte de Alan Villouta (20), atropellado y abandonado en agosto pasado en el Acceso Sur. El acusado, el empresario del transporte Alejandro Verdenelli (43), ha pedido su liberación. Actualmente está con arresto domiciliario y su defensa apunta al cese de la prisión preventiva bajo esa modalidad.

El sospechoso está imputado por homicidio simple con dolo eventual. Estuvo detenido 15 días, pero por decisión del fiscal Carlos Torres accedió al arresto en su vivienda. Le fijaron una fianza de $1.500.000. El juez de garantías David Mangiafico apoyó la postura de la fiscalía, aunque aumentó la caución a 2 millones.

Desde mediados de setiembre el hombre está preso en su casa y ahora su defensa apuesta a mejorar su situación. Por pedido de su abogado, Eduardo De Oro, hoy se realizará un control jurisdiccional en el cual se pedirá el cese de la prisión preventiva. Es decir, que Verdenelli siga imputado pero en libertad.
El defensor arriesga esta jugada sobre la base de los resultados de los últimos peritajes realizados. En primer lugar, una evaluación mecánica del accidente que habría arrojado que Alan cruzó el acceso en un lugar que no estaba habilitado y por lo cual tuvo que superar un terraplén.

También están los informes del Cuerpo Médico Forense y de un perito toxicológico, que apuntan a que el acusado no habría estado ebrio cuando atropelló al joven. Aquí hay que recordar que el fiscal tuvo acceso a las cámaras de seguridad del lugar donde vive el empresario, e interpretó que por su forma de caminar estaba borracho. De esto se tomó para imputarle el homicidio simple con dolo.

Por último, está un reporte de las horas previas del sospechoso antes del hecho. Los dueños del restorán en el que estuvo aportaron que había compartido un vino con un amigo mientras cenaba y luego tomó un vaso de fernet. Los especialistas entienden que el consumo de estas bebidas arrojarían un nivel de alcoholemia normal, menor a 0,5 gramos de alcohol en sangre.

Nunca hubo certezas sobre la graduación alcohólica, ya que el conductor se puso a disposición de la Justicia varias horas después del siniestro.

Con todo esto a disposición, el abogado De Oro considera que están dadas las condiciones para liberar a su cliente y por eso pidió la audiencia. La misma se realizará en una sala de la penitenciaría, ya que en tribunales no hay disponibilidad. El juez de garantías Mangiafico será quien determine si hace lugar al pedido o si decide que el sospechoso siga con domiciliaria.

Última etapa de la investigación
Fuentes cercanas al expediente aseguran que al caso ya no le quedan pruebas por producir, por lo que el fiscal Torres estaría a punto de elevarlo a juicio.

Llegada esa instancia, habrá que ver con qué carátula cierra la investigación. Si mantiene la de homicidio simple, la defensa de Verdenelli apelará y buscará que la imputación termine siendo homicidio culposo agravado.

Como actualmente está la acusación, el hombre arriesgaría una condena de 8 a 25 años de prisión, mientras que un culposo lo llevaría a una pena de 3 a 6 años. El agravante sería el abandono de persona, porque el autor del hecho no asistió a la víctima y recién se entregó en una comisaría mucho después.

Sea cual sea la carátula y la futura sentencia, el representante legal del empresario pedirá que no sea de cumplimiento en la cárcel.
Fuente:

Más Leídas