Estados Unidos Estados Unidos
jueves 28 de junio de 2018

Pence, en centro de refugiados venezolanos

El vicepresidente de Estados Unidos visitó una casa de acogida en Brasil. Ya son más de 32.000 los que han pedido asilo en tres años.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visitó un centro de acogida para emigrantes venezolanos en Manaos, Brasil, y oró por ellos junto a su esposa Karen. Más de 32.000 venezolanos han pedido refugio en Brasil y otros miles residencia temporal en los últimos tres años, aunque los números aumentan a medida que se intensifica la crisis en el país vecino.

En la Casa de Acogida Santa Catarina, Pence alabó la "fuerza" de los refugiados ante el "devastador impacto de la dictadura en su país".

De dos a cuatro millones de venezolanos, según distintas estimaciones, han abandonado su país ante la crisis política y económica, con una hiperinflación de 13.800% (FMI), aguda escasez de efectivo, medicinas, alimentos y otros productos, así como elevados índices de violencia.

El vicepresidente, que conversó con algunas familias refugiadas, se dijo conmovido por "lo que han atravesado" para huir del "régimen de (Nicolás) Maduro" y "aún así, la fuerza que muestran".

"Cada una de estas familias quiere regresar a casa, pero como nos dijo un estudiante, queremos que haya libertad para regresar", agregó Pence, quien afirmó que la "libertad y la democracia prevalecerán" en Venezuela.

El vicepresidente estadounidense, que el martes se reunió con el presidente Michel Temer en Brasilia, reiteró el anuncio de otros 10 millones de dólares de ayuda para los refugiados.

Asimismo, elogió tanto a Brasil como a Colombia y otros países de la región que reciben emigrantes del país caribeño. Más de un millón de venezolanos migraron a Colombia en los últimos 16 meses, y la mayoría pretende quedarse, según un balance oficial actualizado.

Luego, su esposa Karen dijo una plegaria. "Dios, te alabamos por esta hermosa gente" y pidió por la "libertad" del "pueblo venezolano".

Ola migratoria
El Centro de Acogida Santa Catarina, administrado por Cáritas de la Arquidiócesis de Manaos, capital de Amazonas, con el apoyo del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), alberga a 86 emigrantes venezolanos, en su mayoría familias con niños.

Estos refugiados llegaron en mayo desde Boa Vista, la capital de Roraima, estado fronterizo con Venezuela y principal punto de ingreso, en el marco de un programa del gobierno brasileño de relocalización voluntaria de los emigrantes, dijo ACNUR.

Además de refugio, el centro ofrece comida, clases de portugués, apoyo psicológico, asesoría legal, vacunación, tramitación de documentos y permisos de trabajo, así como apoyo para que los refugiados consigan trabajo.

Miles de venezolanos comenzaron a llegar desde diciembre de 2016 a la capital amazónica, donde la situación es menos precaria que en Roraima, según ACNUR.

Las autoridades de Manaos "respondieron rápidamente, de manera muy rápida y coordinada, a las necesidades de los venezolanos", elogió el portavoz de esa agencia de la ONU en Brasil, Luiz Fernando Godinho.

Según cálculos de las autoridades fronterizas brasileñas, a diario ingresan unos 500 emigrantes, aunque no todos se quedan. Algunos pasan una temporada y vuelven a Venezuela con dinero y comida, en tanto que otros siguen hacia otros países.

Cooperación bilateral
Además de Venezuela, Pence discutió el martes con Temer la situación de los casi 50 niños brasileños separados de sus familias en el marco de crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, donde más de 2.000 menores, en su mayoría centroamericanos, han sido separados de sus padres.

Hoy, tras una escala oficial en Quito, el vicepresidente estadounidense se reunirá en Guatemala con los mandatarios de ese país y de Honduras, así como con su par salvadoreño, para tratar la crisis.
Temer y Pence abordaron varios temas, en particular en el ámbito espacial, donde ya cuentan con un acuerdo bilateral de cooperación.

Ambos países retomaron las negociaciones sobre las salvaguardas de propiedad intelectual estadounidense y de soberanía brasileña para el uso por parte de Estados Unidos del centro de lanzamiento de Alcántara, en Maranhao.

La base se ubica muy cerca de la línea del Ecuador, lo que permite economizar hasta 30% de combustible en los lanzamientos.

Fuente:

Más Leídas