Diario Uno País

Walmart y Carrefour ofrecen jeans, camisas, zapatillas, zapatos y remeras de la iniciativa oficial. Dicen que los precios populares no atrapan porque ya había productos a valores similares.

Ya está disponible la Ropa para Todos pero atraen otras opciones

Por UNO

Cecilia Amadeoamadeo.cecilia@diariouno.net.ar

Con un escaso atractivo visual, las estanterías de dos hipermercados mendocinos ya lucen las prendas correspondientes al programa Ropa para Todos, que lanzó el Gobierno el 25 de mayo. En algunos casos, y por la tardanza en llegar de la mercadería “oficial”, las cadenas remplazaron las remeras y las camisas por otras marcas –algunas propias– para dar respuesta a la iniciativa.

La primera etapa del programa comprende sólo ropa para hombre, de tipo informal, con un menú de camisas a cuadros tipo leñadora y otras a rayas un poco más formales, remede manga corta y musculosas, pantalones de jean y zapatillas de lona blancas o azules y zapatos acordonados.

En un primer momento, se dijo que la nueva línea de ropa llevaría la marca NyP cuyo logo debería estar impreso con letras celeste azulado y un escudo, simulando un sol, y en el centro el dibujo debería tener cuatro agujeros que representan la forma de un botón.

Sin embargo, las prendas que se venden en Mendoza no tienen la marca Nacional y Popular. Por el contrario, las iniciales han sido utilizadas apenas en los carteles indicativos de los precios y sólo Walmart ha retomado el logotipo original para promocionar los productos.

En su lugar, se ofrecen etiquetas como Jeans Collection, Sport Wear o TeX, la insignia propia de Carrefour. Fuentes del sector supermercadista coincidieron en que la ropa ofrecida a precios populares no ha despertado  suficiente interés más que el de la curiosidad por el calificativo “para todos”.

Es que en las perchas y estanterías de las cadenas con asiento en Mendoza ya había prendas de similar precio e, incluso, de mejor calidad que las que forman parte de la iniciativa oficial a valores similares.

Por ejemplo, en la sucursal de Guaymallén de Walmart se consiguen camisas a rayas incluidas en el programa a $89,70 y otras, que van por fuera de él, lisas de tipo de vestir a $89. Lo mismo sucede con las medias “oficiales”, que aún no han llegado, pero han sido remplazadas por otras a $9,90.

Tal vez por esta razón las estanterías lucen cargadas de prendas bien dobladas y ordenadas. “Tal vez haya que esperar a que la gente cobre el sueldo”, se esperanzó un repositor.

Talles y precios

En cuanto a los talles, el programa ofrece los pantalones de jean del 38 al 52, pero en las góndolas sólo se encuentran del 38 al 42. Algo similar sucede con las camisas, que deberían estar disponibles del 38 al 46, pero sólo están disponibles del talle inicial al 42.

Respecto de los precios, se cumple lo prometido en abril por Marco Meloni, presidente de la fundación Pro Tejer y responsable de la iniciativa: “Ningún producto va a costar más de 100 pesos”.

En aquella oportunidad se afirmó que la distribución de la ropa sería en las principales cadenas de hipermercados. En el caso de Mendoza, la vestimenta y el calzado a precios populares ya pueden encontrarse en Walmart y Carrefour.

La lista acotada de Luján

La Dirección de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Luján de Cuyo repartirá en la puerta de los supermercados ubicados en su territorio una lista reducida de productos cuyos precios están congelados. Buscan que los consumidores no se “pierdan” entre de los 500 publicados por el Gobierno y hagan foco sobre unos 100 de primera necesidad.

“Hemos borrado las tinturas, las ceras depilatorias y los licores, para concentrarnos en los productos de almacén, los lácteos, las verduras, las carnes y los artículos de primera necesidad, de tocador y limpieza”, confirmó Marta Rizzo, responsable de esa oficina lujanina.

Según explicó la experta, se ha retirado lo superfluo para “guiarnos por la canasta básica alimentaria”.

En el caso de que un producto de primera necesidad ofrezca varias alternativas, como es el caso del arroz, se seleccionará sólo un tipo cuyo precio sea igual al promedio, es decir “ni el más barato ni el más caro”, aclaró Rizzo.

La lista acotada se repartirá en supermercados, en las delegaciones municipales y las 200 uniones vecinales, centros culturales y bibliotecas con sede en Luján.