Diario Uno > País

Ya acumula 11 años de estudios el perilago del dique Potrerillos

Por Marcelo Arce arce.marcelo@diariouno.net.ar

Cuatro gobernadores, seis ministros de obras públicas, otros tantos secretarios de Ambiente y varias decenas más de funcionarios provinciales no han podido concretar todavía lo que, tanto en ámbitos oficiales como en privados, reconocen podría convertirse en el gran atractivo turístico de Mendoza.

En poco tiempo se cumplirán 11 años exactos de la firma (por parte del entonces gobernador, Roberto Iglesias) del decreto 1022/2002 que creó la Comisión de Coordinación del Desarrollo para el perilago de Potrerillos (Codepp), organismo que iba a tener a su cargo la tarea de la concreción de un proyecto turístico en las orillas del dique Potrerillos, cuya inauguración había sido en diciembre de 2001.

Once años después y tras una larga serie de pasos burocráticos y de idas y vueltas políticas por parte del Estado, ese plan de convertir a Potrerillos en “la Carlos Paz mendocina” todavía no pasa de los papeles.

En setiembre pasado el gobierno de Francisco Pérez había hecho la última promesa sobre este tema: desde la Secretaría de Ambiente se habían comprometido a que, durante este verano que acaba de terminar, iban a comenzar a realizarse algunas obras. Pero habrá que esperar varias estaciones más.

“Estamos concretando una serie de informes técnicos y aguardando once informes sectoriales del proyecto ejecutivo de la obra que ya tenemos. Con todo eso, la Secretaría de Ambiente emitirá la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), sin la cual no se puede mover ni un ladrillo. Toda esa parte de papeles va a demorar entre 60 y 90 días más”, admitió Pablo Portusso, asesor de Ambiente y encargado de llevar adelante el contrato con el estudio de arquitectos que hará el proyecto.

Para el funcionario “el tema tiene mucho que ver con lograr los fondos. La estrategia es hacer pequeños emprendimientos, y desde allí hay que hacer una masa crítica entre Turismo y Deportes, y salir juntos con el Gobierno en busca de fondos de peso con el proyecto en mano”.

El punto son los $100 millones actuales del costo de la obra (cuando se hizo el concurso del proyecto ejecutivo, hace dos años y medio, el opresupuesto era de $75 millones) que no están en el Presupuesto 2013 y que tampoco encuentran financiamiento externo para construir los 7 kilómetros que serán “intervenidos”.

En relación a los $2.100 millones disponibles que tiene el ministro de Infraestructura, Rolando Baldasso, para este año para obra pública, hacer el perilago no se llevaría ni el 5% de ese dinero.

Hace unos días se supo que desde la Cámara Argentina de la Construcción el empresario Fernando Porreta, en particular, había mostrado interés en invertir. Pero nada pasó de la consulta informal.

¿Para cuándo cree que la obra estará concretada finalmente?, le consultó Diario UNO a Portusso. “Esa es la pregunta del millón. Este año vamos a tener dos o tres intervenciones interesantes. El resto no me animo a decirlo con claridad”, respondió con sinceridad.

Cambios de políticos de rumboMás allá de la falta de recursos, los 11 años de demora en hacer el perilago tienen otra explicación. Si bien se avanzó con la construcción del camino que corre junto a una parte de la costa y se está terminando (luego de años de demoras también) la ruta que une Cacheuta con Potrerillos, el plan turístico estuvo sujeto a los vaivenes políticos de los últimos tiempos.

Durante ocho años, en los gobiernos de Iglesias y de Julio Cobos, la provincia avanzó en un sentido: se pretendía hacer un gran desarrollo inmobiliario en la margen sur del dique, con hoteles, restoranes y todo, con inversión privada, que pasaría a ser circundada por edificios públicos destinados principalmente a dotar al lugar de infraestructura para la práctica de deportes náuticos y servicios sanitarios.

La idea madre durante esos años fue la conformación de un ente regulador que iba a encargarse de controlar la explotación de los terrenos fiscales en torno al espejo de agua. La iniciativa incluso llegó a tener respaldo de la Legislatura, con la sanción de una ley en la Cámara de Diputados que luego quedó congelada.

Pero en 2010 el gobierno de Celso Jaque cambió todo. De una explotación privada (y de un potencial negocio inmobiliario para pocos) se pasó a un uso público exclusivo.

Y mientras se habló durante años de cientos y hasta de miles de hectáreas destinadas a la explotación, se estableció que sólo 104 hectáreas iban a quedar disponibles en torno al perilago para emplazar nueva infraestructura.

De esa medida, tomada por decreto, pasaron tres años en los que se avanzó sólo en la búsqueda de alguien que desarrollara el proyecto.

¿Qué es lo que harán?En noviembre de 2010 un estudio de arquitectos mendocinos conformado por seis profesionales (Gustavo Barea, Daniel Gelardi, Federico Inchauspe, Julio Miranda, Hugo Muñoz y Federico Sampieri) ganó el primer premio en el concurso público que se realizó para encontrar al responsable de hacer el proyecto de la obra.

Lo que se planteó fue un sector de playa de 300 metros (que estará ubicada en la zona de la última rotonda del actual camino del perilago hacia el Este) y un largo muelle de 60 metros para actividades deportivas.

También un paseo costero, estacionamientos, áreas verdes, un mirador, una ciclovía, un par de paradores, una zona de churrasqueras, sanitarios, un edificio de control náutico, una vivienda para el cuidador, un depósito de embarcaciones, un embarcadero y un edificio central administrativo.

La última promesa oficial, hecha por Portusso a este diario es avanzar, quizás hacia finales de año, en la construcción de un área de servicios (donde hoy se encuentra la bomba de nafta de YPF) y comenzar con los trabajos de forestación.

Uno de los arquitectos que pensó el proyecto, Daniel Gelardi, lo explicó así: “Se desarrolla todo sobre una margen de 7 kilómetros, en donde hay un proyecto paisajístico de forestación y actividades concentradas en puntos estratégicos: para el uso del agua y para el uso recreativo y familiar. En líneas generales, hay dos nudos, uno cívico y otro deportivo, que estarán unidos por un recorrido paisajístico parquizado”.

Y siguió: “Lo fundamental fue el hecho de haber insistido en un proyecto de muy delicada intervención. Todo lo que se ha desarrollado, se supeditó a la intervención con un cuidado minucioso del impacto que representarán las actividades humanas que allí se van a desarrollar. Y partir de allí, se pensó en la apertura al uso público que tendrá una gran influencia a nivel regional”.

Pero para que todo esto pase, aún habrá que seguir esperando.

Todo sigue en los papelesHace dos años y medio un estudio de arquitectura mendocino conformado por seis profesionales ganó el primer premio para desarrollar el proyecto ejecutivo del perilago de Potrerillos.

El Gobierno dice que este año avanzará con algunas obras, pero todo está aún en los papeles. El estudio que está a cargo del desarrollo del perilago está conformado por los arquitectos Gustavo Barea, Daniel Gelardi, Federico Inchauspe, Julio Miranda, Hugo Muñoz y Federico Sampieri.

El centro histórico de Potrerillos, en donde está la comisaría, es parte del proyecto  y una de las primeras etapas  que está prevista desarrollar.

El viejo hotel Potrerillos continúa abandonado. El Ministerio de Turismo dice que reabrirá este año y que será de cuatro estrellas.

La playa. Ubicada a la altura de la última rotonda, hacia el este del actual camino del perilago. Será el proyecto central del desarrollo. Tendrá una playa de 300 metros de longitud y una pileta con agua del dique para actividades recreativas. También se instalarán unas 20 churrasqueras, se construirán estacionamientos y lugares con sombra.

Forestación. Ambiente dice que en el transcurso de este año comenzará con la etapa de forestación de una zona comprendida entre la ruta 7 y el camino del perilago.

Península. En este sector estará uno de los puntos vitales del proyecto. Habrá un muelle peatonal con ingreso libre, que albergará a todos los programas deportivos, en especial a las actividades náuticas, y tendrá una bahía abierta que rematará en un mirador. También habrá un centro de entrenamientos y competencias, con canchas de fútbol y acceso público, conectado con el perilago.

Otro de los puntos es el desarrollo de un área de servicios, con nuevas terminal, estación de servicio y estación de bomberos. La intención es construirlas en el lugar en donde hoy está la estación de YPF. También se prevé la construcción de una zona de baños que, según promete el Gobierno, quedaría inaugurada en los próximos meses.

El desafío de esta gestión

Por Javier Espina Ministro de Turismo

Nuestras bondades naturales precisan de mayor impulso conjunto para que Potrerillos se desarrolle en forma integral. Tanto el perilago como sus zonas de influencia requieren del acompañamiento del Gobierno para generar circuitos turísticos más atractivos y accesibles, y también hotelería y servicios de calidad. El Ministerio de Turismo de Mendoza trabaja junto con otras reparticiones oficiales en pos de lograr el objetivo propuesto en esta gestión: darle vida en forma plena al entorno del perilago. Y para alcanzar semejante desafío este año se abrirá el hotel de Potrerillos. Todo el circuito estrena por estos días cartelería, puntapié para lograr la conectividad entre la villa y Cacheuta. El crecimiento constante debe estar acompañado de promoción. Los prestadores deben encarar campañas conjuntas para que la marca trascienda y logre reconocimiento a nivel nacional. El desarrollo y ordenamiento progresivos de los alojamientos y de la infraestructura hacen que el trabajo mancomunado entre organismos públicos y asociaciones de prestadores alcancen el impulso necesario para que el turismo aventura y la gastronomía se conviertan en pilares de crecimiento de Potrerillos.