Víctor Heredia, flamante Doctor Honoris Causa de la UNCuyo

El cantautor Víctor Heredia recibió la máxima distinción que entrega el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo de manos del vicerrector Jorge Barón. “Deberé trabajar arduamente para darle sentido a este doctorado honorífico”, sintetizó el trovador.La UNCuyo quiso reconocer su permanente lucha por los derechos humanos y las democracias del continente. Además merituó su obra artística desde sus inicios hasta la actualidad como una muestra de su vocación por la defensa de la paz, libertades y derechos colectivos.

La decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales  fue la encargada de hablar en nombre del Consejo Superior y explicitar las razones de la decisión de nombrarlo Doctor Honoris Causa. “El honor y la alegría hoy es nuestra”, comenzó la funcionaria, “ahora que la Municipalidad de Godoy Cruz organizó esta creativa Semana de las Letras (ver adjunta la resolución del Consejo).

García realizó una semblanza de lo que Heredia representó para ella a nivel personal. En la época de la dictadura fue perseguido, tuvo que exiliarse y sufrió familiarmente, señaló y “es una de las figuras claves que asocio a la vuelta de la democracia”, dijo la decana.

“Fue la voz de los que no tenían voz y los pueblos originarios” sintetizó García y recordó que esta fue la virtud que lo transformó en embajador de este pueblo ante toda América Latina. La decana le explicó que esta es la más alta distinción que entrega la Universidad. “Nos tenés que representar como un miembro más de nuestra Universidad como embajador en el mundo”, le dijo.

Por su parte el vicerrector Jorge Barón explicó que el doctorado honoris causa representa un reconocimiento a toda una trayectoria. Barón recordó a algunas de las personas que fueron merecedores de esta distinción como Mercedes Sosa, León Gieco, Gustavo Santaolalla o Raúl Alfonsín. De ellos y de Víctor Heredia dijo que fueron inspiradores en su vida de los derechos humanos, del sentimiento de pertenencia a la tierra, a las raíces.

“La coherencia de toda una vida es lo que justifica un reconocimiento como este a toda una trayectoria. Quiero felicitarlo y hacerle saber que el honor es nuestro de contar entre nuestros doctores a alguien como él”, cerró Barón instantes antes de entregarle el diploma.

El flamante Doctor Honoris Causa agradeció visiblemente emocionado a la Universidad Nacional de Cuyo y también a sus compañeros del colectivo que conformaron con León Gieco o Mercedes Sosa a quienes calificó como “inigualables” en la lucha por los derechos humanos.  También mencionó a Eduardo Galeano, Borges y a Estela de Carlotto quienes al igual que Gieco y Sosa son también doctores honoris causa de la UNCuyo y dijo sentirse “empequeñecido” por lo que significa “esta inmerecida distinción”.

“En mi caso deberé trabajar arduamente para darle sentido y razón a este doctorado honorífico que ustedes me otorgan”, dijo Heredia y agregó que no recibe el galardón individualmente sino que  “soy parte de un colectivo cultural que luchó para hacer oír su mensaje. Son muchos los que sonríen dentro mío y agradecen este reconocimiento a un concepto de vida”.

Heredia consideró al Honoris Causa un regalo que va a tener que aprender a aceptar porque lo siente inmerecido. Al respecto prometió, “sé que deberé esforzarme para mejorar lo que intenté hasta hoy y les aseguro voy a sostener con más fuerza la bandera de las libertades y los derechos colectivos para parecerme más a ese que ustedes dicen que soy”.

Un premio a la trayectoria

Entre los fundamentos para otorgar el título de Doctor Honoris Causa se menciona el hecho de que “su carrera lleva más de 40 años aportando a la cultura de nuestro país y Latinoamérica”. Y que sus canciones han dado testimonio de la realidad social y política, convirtiéndose en himnos populares.

La resolución del Consejo Superior de la UNCuyo también lo considera un “referente cultural, político y social indiscutible que ha signado una época a través de su obra musical y literaria sin descuidar su compromiso con organizaciones sociales en la lucha por la paz y los Derechos Humanos”.

El Doctorado Honoris Causa se suma a varios reconocimientos recibidos a lo largo de su carrera; entre los que se pueden mencionar una condecoración por el gobierno chileno, en la figura de la presidenta Michelle Bachelet con la medalla “Salvador Allende” por su compromiso con las democracias y su ponderable ayuda a los exiliados chilenos durante la dictadura militar de Pinochet.  También recibió la Orden al Mérito de Ecuador de manos del presidente Alfredo Palacio.

En el 2004 las universidades de Salta, de San Luis y la Universidad de Chile lo nombraron profesor honorario.

De su actividad a favor de la defensa de los derechos humanos se destaca su pertenencia a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) desde su formación y trabaja permanentemente con madres y abuelas de Plaza de Mayo. Además colabora con organismos no gubernamentales, comedores infantiles, hospitales y escuelas.

Su disco “Víctor Heredia canta a Pablo Neruda” (1973) y sus canciones enroladas en el “Movimiento del Nuevo Cancionero” junto a Mercedes Sosa y otros grandes  artistas de la música argentina,  le significaron el exilio, la censura sobre toda su obra y la persecución personal y familiar por parte del gobierno de facto argentino. En esa etapa perdió a su hermana y a su cuñado, víctimas de la represión militar.

Otros honoris causa de la UNCuyo

Entre los escritores, científicos, gobernantes, artistas y destacadas personalidades honradas por la UNCuyo con esa distinción, puede mencionarse a Mijail Gorbachov, Ricardo Lagos, Jorge Luis Borges, Luis Federico Leloir, Juan Draghi Lucero, Adolfo Pérez Esquivel, René Favaloro, Antonio Di Benedetto, Adolfo Bioy Casares, Mercedes Sosa, Gustavo Santaolalla, Helio Jaguaribe, Julio María Sanguinetti, Estela de Carlotto, Noé Jitrik, Eduardo Galeano, Evo Morales o Leonardo Favio, Baltasar Garzón, Luis Scaffati, Teun Van Dijk, el ex presidente Inacio “Lula” de Silva, el politólogo Atilio Borón, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, el dramaturgo Arístides Vargas, el historiador español Flocel Sabaté Currull, y los autores del Modelo Mundial Latinoamericano, Hugo Scolnik y Gilberto Gallopín, y el jurista Luigi Ferrajoli, entre algunos de los más recientes.