Diario Uno > País

Vale: legisladores nacionales actuarán como mediadores

Paola Aléale.paola@diariouno.net.ar

Los legisladores nacionales se metieron de lleno en el conflicto de Potasio Río Colorado, el proyecto de explotación minera de la empresa brasileña Vale, paralizado desde diciembre de 2012 y enviado a desmantelar a principios de marzo. Hasta ahora, el rumbo de la compañía internacional y el de sus 4.000 trabajadores directos y 7.500 indirectos es incierto.

Ayer los representantes de Mendoza en el Congreso, tanto del oficialismo como de la oposición, se reunieron con el gobernador Francisco Pérez y, más allá de analizar las causas de la crisis de la minera, propusieron una medida inmediata: reactivar el diálogo entre Vale, el Gobierno nacional y el provincial.

En esa dirección, anunciaron que el 9 de abril realizarán una reunión en el Congreso, en la que intentarán que participen los empresarios de la minera, funcionarios nacionales, provinciales y legislativos. En esto coincidieron los cinco radicales – Laura Montero, Ernesto Sanz, Mariana Juri, Jorge Albarracín y Enrique Vaquié–, el representante del Peronismo Federal, Enrique Thomas; los demócratas Omar De Marchi y Roberto Pradines, y los peronistas Guillermo Carmona y Omar Félix. A la cita faltaron Dante González y Adolfo Bermejo.

Otra propuesta, surgida del radicalismo, fue que también intervengan los legisladores de Brasil. Por este motivo, propusieron una reunión en el país limítrofe, para intentar la conciliación. La idea es restablecer el diálogo y lograr que Vale se haga cargo de sus obligaciones, sin desmantelar ni echar trabajadores, la que conseguir nuevos inversores es una solución que hasta el momento ha resultado inviable –según la oposición, las condiciones macroeconómicas de Argentina son totalmente desfavorables para que esto suceda – tanto como la de lograr que la Provincia invierta el dinero necesario para explotar la mina y obtener potasio. Vale había propuesto invertir 10.000 millones de dólares en Mendoza, una cifra impensada para el Gobierno local. En lo que no se mostraron de acuerdo radicales, demócratas y peronistas federales con el oficialismo fue en el análisis de las causas.

No coincidieron en las causas

Además de colaborar para restablecer las conversaciones entre el Gobierno y Vale, y no entorpecer las relaciones bilaterales con Brasil, para lo cual están dispuestos a acom-pañar al oficialismo, la oposición quiere que el Gobierno nacional sincere los datos, quieren números reales: no una inflación del 10%, sino del 33%, como sostienen que existe en Argentina. Quieren que el kirchnerismo acepte que, con este panorama económicamente inestable, Vale no será el último proyecto de esta envergadura que se disipe en el horizonte del país y, sobre todo, quieren que el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, realice casi un mea culpa, que incluya el reconocimiento de la responsabilidad que les corresponde en el conflicto de Vale. Lo que buscan es que este caso se convierta en testigo y emblemático de un cúmulo de situaciones y decisiones económicas que consideran erróneas, sobre todo para incentivar la inversión de capitales extranjeros.

El diputado nacional demócrata Omar De Marchi opinó: “Creemos que hay responsabilidad de la empresa, pero en un país con casi el 30% de inflación, con una inseguridad jurídica importante, con un mercado complejo, es difícil o casi imposible atraer inversiones”. El legislador demócrata agregó: “El Gobierno nacional está obligado a hacer cambios al respecto, no sólo por Vale, sino para atraer futuras inversiones, que en este contexto no podrían realizarse.

Si el problema fuera sólo Vale, sería más fácil buscar un nuevo inversor. Sin embargo, los inversores no aparecen. Es importante abrir los costos para saber la verdad y poder conservar las fuentes de trabajo, que es lo que más nos preocupa”.

En el mismo sentido se expresó Thomas, al decir que “nosotros pensamos que hay un problema macroeconómico en Argentina que difícilmente permita que un proyecto de estas características tenga continuidad y pueda cumplir con los compromisos con las actuales condiciones económicas del país; esto sucede cuando tenemos un secretario de comercio como Guillermo Moreno que varía las reglas de juego todos los días”.

En cuanto a los radicales, quien opinó fue Montero y fue la que más resaltó la necesidad de conciliar.

“Nosotros queremos sentar de nuevo a la empresa para sincerar los números, los requerimientos y plantear una situación certera”, afirmó. Lo cierto es que la presencia de los representantes de Vale el 9 de abril, a dos días de que venza la conciliación obligatoria, no es certera. Sin embargo, los parlamentarios dijeron que trabajarán para que esto suceda.

“Ya perdió 2.600 millones de dólares”

Por parte del PJ, Guillermo Carmona y Omar Félix destacaron que la minera de Brasil no ha tenido problemas sólo con la inversión en Malargüe, sino que es algo que se repite en diversos proyectos suyos que están cayendo

en el mundo.

Así, al caso argentino se suman Holanda, Canadá y Mozambique. Félix subrayó que “en los últimos 6 meses, Vale perdió en materia de acciones en las bolsas del mundo 2.600 millones de dólares”.

En tanto, Carmona opinó que “hay un contexto global donde la empresa se está retirando de distintos lugares del mundo, lo que queremos destacar es que vamos a citar a los representantes de la empresa”.

En esta reunión están puestas las expectativas de miles de empleados cuyos puestos de trabajo dependen de que la firma cumpla los compromisos asumidos y para esto se precisará de la cintura que demuestren los gobiernos, tanto provincial como nacional, para suturar una relación prácticamente rota con la empresa.