Diario Uno > País

Una interpretación de la ley de Minería mete otro elemento de polémica con la minera Vale

Por Juan Manuel Porolliporolli.juan@diariouno.net.ar

Desde que explotó el conflicto entre la empresa Vale y los gobiernos provincial y nacional, muchas veces se habló de la posibilidad de que el Ejecutivo quitara la concesión de la extracción de potasio. Pero el Código de Minería –en su artículo Nº225– establece que tiene que pasar un lapso de cuatro años “completamente inactiva” para poder llevar adelante esta acción.

Esto viene a explicar el cambio de estrategia por parte del Estado, que durante la semana pasada había manifestado que el proyecto seguía “con o sin Vale” y antes de ayer aseguró que buscará que sea la propia empresa de capitales brasileños la que reactive el proyecto.

Concretamente, el Código de Minería establece: “Cuando la mina hubiera estado inactiva por más de 4 años, la autoridad minera podrá exigir la presentación de un proyecto de activación o reactivación, con ajuste a la capacidad productiva de la concesión, a las características de la zona, medios de transporte disponibles, demanda de los productos y existencia de equipos de laboreo. Se considera que la mina ha estado inactiva cuando no se han efectuado en ella trabajos regulares de exploración, preparación o producción, durante el plazo señalado en el párrafo precedente. La intimación deberá ser cumplida en el plazo de 6 meses, bajo pena de caducidad de la concesión”.

Entonces, la nueva estrategia que se figuran desde el Ejecutivo es intentar a toda costa que sea la propia Vale la que reactive el proyecto y, en lo posible, llegar a un acuerdo antes del 11 de abril, cuando termina la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo.

Es que el principal problema que enfrenta hoy el Gobierno es cómo mantener las fuentes de trabajo que se pierden por la suspensión del proyecto.

En el caso de los subcontratistas que trabajaban para Vale, el titular de la Cámara de Servicios Mineros, Carlos Ferrer, explicó: “La empresa esta pagando los contratos y estamos viajando a Buenos Aires para que se termine de liquidar lo que se debe”.

Historia sin finA fines de enero, la Dirección de Minería de la Provincia intimó a Vale para que presentara el cronograma de trabajos, bajo apercibimiento de caer en abandono de concesión y, por ende, darle caducidad. Lo que no se contó en su momento es que Vale respondió a la intimación desestimando las afirmaciones gubernamentales y asegurando que ella “no abandonó, ni tiene intenciones de hacerlo, el proyecto de Potasio Río Colorado”.

En ese momento comenzaron a circular intimaciones por parte del Ejecutivo provincial y rechazos a estas de parte de la empresa, asegurando que las resoluciones se encuentran “completamente viciadas”.

Tal es el punto de desconocimiento que hizo Vale de la Dirección de Minería, que cuando anunció la suspensión de actividades, el 11 pasado, lo hizo mediante una nota al ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido.

El Gobierno nacional le dio todo el apoyo al gobernador Francisco Pérez, aunque ahora busca una salida diplomática al conflicto.

“Desde 2012 intentamos un acuerdo”Según la agencia Bloomberg, el director ejecutivo de Vale, Murilo Ferreira, durante una conferencia del banco Credit Suisse llevada a cabo en Hong Kong manifestó: “Intentamos llegar a un acuerdo con el Gobierno durante muchos meses. De hecho, desde principios de mayo de 2012”.

“Pero no recibimos hasta el final de 2012 una respuesta de nuestra demanda, y nuestra demanda fue precisamente debido a la brecha que tenemos en términos de la inversión del proyecto”, explicó el máximo ejecutivo de Vale.

“Vale se vio obstaculizada por la incertidumbre de costos en sus esfuerzos para encontrar socios para comprar eventualmente una participación en el proyecto”, señaló Ferreira. Al ser consultado acerca de la posibilidad de que la compañía pierda la licencia del proyecto, dijo que espera que la ley “prevalezca”.

Se fueron por miedoEl director de Vale en Argentina, Sergio Leite, abandonó el país acompañado de otro funcionario de la minera debido a motivos de seguridad. Así al menos dan cuenta medios brasileños.