País
Ocurrió cuando 50 personas identificados con Hebe de Bonafini desalojaron violentamente a un grupo de personas de un barrio acordado con el Gobierno y los piqueteros.

Una disputa entre piqueteros y Madres de Plaza de Mayo terminó a los balazos

Por UNO

BUENOS AIRES, 3 mayo (NA) - Un cruce de denuncias entre la fundación de las Madres de Plaza de Mayoy un movimiento piquetero terminó con un violento desalojo que incluyó balazos y ladrillazos en el

barrio de viviendas que habían acordado construir.

Así lo denunció el líder piquetero Emerenciano Sena en declaraciones a Noticias Argentinas,

quien acusó por el desalojo a un grupo de 50 personas identificado con la fundación de Madres.

"Eran 50 personas que viajaron en charter desde Buenos Aires y vinieron a desalojar a las

familias que ya estaban instaladas. Hubo disparos de armas de fuego y los compañeros resistieron a

los ladrillazos", señaló Sena en diálogo con NA.

El conflicto, que también tiene una batalla judicial, surgió a partir de un acuerdo entre la

fundación de la organización

encabezada por Hebe de Bonafini, realizada por el administrador Sergio Schoklender, y el

movimiento social 17 de Junio, liderado por Sena.

Según explicó Sena, la fundación intercedería para conseguir los materiales y el dinero para

la mano de obra, que sería entregada por los integrantes de la agrupación piquetera.

"El compromiso público fue de realizar 500 casas. Pero la obra se fue parando y en 14 meses

llegaron a hacerse apenas 20 porque no llegaban los materiales", dijo el líder piquetero chaqueño.

En ese sentido, Sena contó que realizaron una denuncia ante el Fondo Nacional de la Vivienda

para lograr la recategorización de los trabajadores de la obra.

Al parecer, esta denuncia fue la que motivó el enojo por parte de la fundación de las Madres

de Plaza de Mayo y el

posterior cruce de denuncias.

"Quedó a la vista que entre el Ministerio de Obras Públicas de la provincia y la fundación

desviaron los materiales de las viviendas y terminaron haciendo hospitales para la provincia.

Mientras venían a la obra y firmaban los papeles para cobrar el dinero de las certificaciones",

explicó el líder piquetero.

Sena sostiene que Schoklender tenía un control autoritario de los trabajos y que los obreros

estaban en negro, aunque Madres afirma que la ruptura llegó por la resistencia de Sena a que las

obras fueran auditadas.

Ante el Juzgado Federal de Resistencia, la fundación Madres denunció a Sena por cometer

"fraude al Estado y trata de personas", pero hasta el momento sólo rige la sentencia del juzgado

laboral número 1 que embargó preventivamente los pagos del Estado por 3 millones de pesos para

pagar la indemnización por los 150 despedidos.

Dejá tu comentario