Diario Uno > País

Una bacteria en el agua frena la entrega de 42 casas en Palmira

Por Enrique Pfaabpfaab.enrique@diariouno.net.ar

SAN MARTÍN– Para el viernes 22 está programado que el gobernador Francisco Pérez llegue al departamento para oficializar la inauguración y entrega de una serie de obras de urbanización y de núcleos habitacionales, especialmente en la ciudad de Palmira. Ese día se tenía pensado también entregar 42 viviendas correspondientes a la segunda etapa del barrio José Hernández.

Sin embargo, no se podrá concretar por un percance impensado: de la perforación que se hizo en ese barrio, hasta ahora sólo sale agua con una bacteria que no es posible eliminar con el sistema convencional de potabilización.

“Este es un problema que hay que atender y que surge de las perforaciones en desuso que no son cegadas”, dijo ayer el intendente de San Martín, Jorge Giménez, quien se había hecho la idea de que el barrio podría ser entregado.

“Mientras la empresa profundiza la perforación y busca una nueva napa, se solicitará autorización a Aguas Mendocinas para que, temporalmente, el barrio sea conectado a la red de agua potable existente”, informó Giménez. Igualmente, la demora en la entrega de las casas no será menor a los 15 días, según dijo el jefe comunal.

La construcción de ese barrio, junto a las otras dos nuevas etapas y a otro que planea ejecutarse, fue aprobada por el IPV sólo si contaban con la posibilidad de tener su propia provisión de agua potable.

La empresa constructora realizó la perforación y llegó hasta la tercera napa que, supuestamente, debía tener agua pura. Pero no fue así.

Después de llegar a esa profundidad y de analizar el agua, se descubrió que el líquido tiene una bacteria riesgosa para la salud.

Allí todo se complicó porque las 42 casas ya estaban listas, la empresa quería entregarlas al Instituto Provincial de la Vivienda y este organismo, a su vez, pensaba otorgarlas a sus adjudicatarios en forma inmediata.

Una acción clavePara el crecimiento de ese sector de Palmira es trascendental que de esa perforación surja agua potable. Es que, además de estas 42 viviendas, se deberá abastecer con ella otras 26 que están al lado de estas y que construye la misma empresa. También se sumarán otras 58, que integran el mismo barrio y otras 200 futuras que conformarán el Eva Perón y que completarán un gran área de nuevos conglomerados, ubicados al noreste de Palmira, a la vera de la ruta de circunvalación de la ciudad.

Pero el que también está atento a las condiciones del agua y a qué profundidad está la que es potable, es el Parque de Servicios e Industrias Palmira (PASIP) que tiene programado realizar tres perforaciones en su predio para abastecer a las industrias que allí se instalen.

Quienes entienden en la materia culpan de esta contaminación a las perforaciones antiguas que ya no están en uso y que nunca fueron cegadas. Por allí se filtran salitre y aguas servidas.