Diario Uno País

Tras las agresiones a una maestra en Las Heras, unos 150 docentes autoconvocados se manifestaron exigiendo que se debata una “ley de protección docente”. Cerca de 100 docentes protestaron en el Km 0.

Un grupo de maestros se manifestó y pidió que se debata una "ley de protección docente"

Por UNO

Por Pablo Abeleiraabeleira.pablo@diariouno.net.ar

Una protesta en pleno centro mendocino este lunes fue el primer capítulo de una nueva pelea que darán los maestros de la provincia. “Queremos que haya una ley de protección docente. Ésta es la primera manifestación, pero vamos a hacer todas las que hagan falta y no vamos a descansar hasta obtener lo que pedimos”, avisó Marta Gil, la Directora de la Escuela Origone, en el epicentro mediático por el caso de una maestra agredida.

La convocatoria se gestó a través de redes sociales y no tuvo ningún sello de tipo político o sindical. “Dijimos que no queríamos levantar banderas políticas ni gremiales porque estamos ante un problema muy serio que afecta a todos los maestros y que excede aquellos límites. De todas formas, hubiera sido bueno que el SUTE estuviera presente”, dijo la autoridad de la Origone.

La protesta convocó a cerca de 150 personas, entre maestros, padres y alumnos, en Peatonal Sarmiento y San Martín.

Los docentes que se manifestaron también participaron de una reunión en la que DGE propuso trabajar sobre un protocolo de seguridad (ver aparte). Sin embargo, dicen que no es suficiente. “Todos estamos de acuerdo en algo: queremos reinvindicar el trabajo docente y sentirnos cuidados. Pero un protocolo no alcanza: vamos por una ley”, dijo Mabel Magallanes, del CEBAS 3-124 de Las Heras.

La DGE busca proteger a docentes y controlar padres

Con la redacción de un nuevo protocolo, la Dirección General de Escuelas busca sumar la protección de los maestros y un control de los padres sobre la seguridad de los chicos.

Si bien no hay fecha para la puesta en marcha de las nuevas reglas, se supo que estará armado con aportes de los docentes y el Ministerio de Seguridad.

El caso de la escuela Origone, donde la docente Sandra León fue agredida por la madre de un niño que había dicho ser víctima de un secuestro, hizo reaccionar rápidamente a las autoridades de la DGE. Este lunes mismo anunciaron que se trabajará en un nuevo protocolo de seguridad que incluirá el cuidado de los docentes y un estricto control sobre la responsabilidad de los padres sobre los chicos.

Éstas fueron las dos conclusiones destacadas de una reunión en la que estuvieron presentes autoridades de la DGE, el Ministerio de Seguridad y un grupo de docentes que han sufrido hechos de violencia en los últimos tiempos.

“Después de escuchar las inquietudes de los docentes llegamos a la conclusión de que hay que abordar la problemática con la participación de todos los actores. De allí la importancia de la participación de los funcionarios de Seguridad y de 6 jefes distritales de la Policía de Mendoza”, dijo la titular de Educación, María Inés Abrile de Vollmer.

La funcionaria se mostró preocupada por el caso de la escuela lasherina, que recorrió los medios, y adelantó cómo se trabajará en el protocolo. “En primer lugar se fortalecerá la seguridad de los niños. En segundo lugar, definiremos cómo vamos a actuar para proteger a los docentes ante hechos de violencia. Y por último, vamos a incluir una intervención progresiva contra padres que no cumplan el deber de guarda”, explicó Vollmer.

Con todo por definirse, trascendió que podría haber intervenciones de tipo progresivas contra aquellos padres que por ejemplo demoren en retirar a sus chicos de la escuela y modifiquen el horario del docente. “Estamos pensando en comenzar con advertencias, dejar constancia en actas y eventualmente denunciar ante el órgano de protección de los derechos del niño si no se cumple con el deber de guarda”, señaló la titular de Educación.

Desde el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) ven con buenos ojos la redacción del nuevo protocolo, aunque se quejaron por no participar en la reunión.“Sería bueno que nos hubieran participado. Con el caso de la maestra de la escuela Origone hemos dejado en claro cuál es nuestra postura, acompañando a la docente y brindándole todo nuestro apoyo”, dijo el secretario gremial Alberto Ortiz.

Aunque apoyan nuevas reglamentaciones, desde el sindicato hablan de “ir a fondo con la nueva Ley de Educación Provincial”. “Apuntamos a debatir un máximo de 25 alumnos por curso, porque un curso de 40 es demasiada responsabilidad”, concluyó Alberto Ortiz.