País - CGT CGT
lunes 29 de enero de 2018

Triaca volvió a trabajar con el objetivo de paritarias con techo del 15% y sin cláusulas gatillo

El ministro de Trabajo regresó a sus funciones tras el escándalo desatado tras el maltrato a una empleada y que destapó varias irregularidades

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, regresó este lunes a trabajar, tras el escándalo político que desató su maltrato hacia una empleada, la revelación de que esta trabajó en negro hasta 2015 y que la había ubicado en un gremio intervenido.

Triaca, que tras el escándalo quedó en el borde de dejar el gabinete de Mauricio Macri, buscará retener el visto bueno del Presidente logrando acuerdo paritarios que tengan un techo del 15 por ciento y sin cláusula gatillo, es decir, que si la inflación del 2018 superara el 15 por ciento, los salarios no se actualizarían para no perder poder adquisitivo.

La faena tendrá como primera escala el bancario Sergio Palazzo pero deberá escalar hasta Hugo Moyano, que impulsa para el 22 de febrero la primera protesta del año de gremios contra el Gobierno.

Cerca de Triaca admiten que puede tratarse del último encargo de Mauricio Macri y Mario Quintana. Y que, incluso si lleva a cabo con éxito el cometido, podrá ser una victoria pírrica que de todos modos termine con su salida del Gabinete. La constatación es que desde la cima del Ejecutivo sólo dotaron al ministro de palos, pero de ninguna zanahoria. En ese sentido enumeran el tope salarial sin extras, la caída de una porción de los subsidios Repro que reparte Trabajo y que por años fue una herramienta de gestión para suavizar a gremialistas y la profundización de una política de hostigamiento hacia dirigentes rebeldes.

La semana será intensa para toda el ámbito gremial. El jueves la dirigencia opositora se reunirá en la CGT para pasar lista de los participantes a la marcha convocada por Moyano para el 22. Pablo Moyano, hijo y lugarteniente de Hugo en Camioneros, y secretario gremial de la central, organizó el plenario bajo la premisa de que estará encabezado por su padre y por Luis Barrionuevo. Además de los sindicatos que les responden allí se medirá el nivel de adhesión de los disidentes, que por ahora son minoría y no cuentan con el apoyo de los "gordos" de los grandes gremios de servicios ni de los "independientes" en general asociados a los oficialismos.

Fuente:

Más Leídas