País Miércoles, 28 de febrero de 2018

Tras una tensa reunión de Cambiemos y fuertes críticas a Petri, se desinfla el proyecto sobre el cobro a extranjeros

El legislador mendocino, y autor del proyecto, fue reprendido por sus pares por la falta de consulta interna y escaso respaldo estadístico con el que cuenta.

El proyecto de ley que propone cobrar un arancel a los extranjeros que se atiendan en hospitales y cursen estudios en universidades públicas quedó casi desactivado luego de una tensa reunión del interbloque de diputados de Cambiemos, en la que la mayoría de los radicales criticaron la falta de consulta interna y de respaldo estadístico.

Fuentes de la bancada oficialista de la Cámara de Diputados indicaron a NA que el proyecto presentado el último martes por la noche por el radical Luis Petri quedó con escasas chances de ser tratado, luego de que en una reunión de tres horas arreciaran los reproches.

El anuncio del Gobierno de Bolivia de revisar su legislación para firmar un acuerdo de reciprocidad en cuanto a la atención en hospitales y el enojo en las filas del radicalismo con la propuesta de cobrar por la educación universitaria fueron los factores que dejaron a la iniciativa casi muerta.

En una reunión del interbloque Cambiemos que duró más de tres horas, Petri recibió muchísimas críticas por haber presentado el proyecto sin consultarlo con el resto de la bancada y, principalmente, por carecer de respaldo estadístico en cuanto a la cuestión de las universidad públicas.

Según supo esta agencia, en la reunión los nuevos diputados se quejaron por tener que "enterarse por Clarín" sobre la presentación del proyecto y, entre ellos, uno de los más molestos fue el radical Albor Cantard, que como ex secretario de Políticas Universitarias destrozó el punto referido a la educación universitaria.

El legislador mostró estadísticas que señalan que, en 2015, las universidades públicas contaban con 1.600.000 estudiantes, de los cuales solo 37 mil son extranjeros y que, de esos 37 mil, el 90% son residentes, a lo se agrega el dato de que la mayoría de ellos se queda en la Argentina cuando egresa, a diferencia de lo que ocurre con los que estudian en universidades privadas.

"Si molesta tanto, lo retiro", dijo Petri durante la reunión ante la catarata de críticas que recibió, pero le respondieron que no era necesario retirarlo, aunque debía asegurarse de aclarar que la iniciativa la había presentado a título personal y no en nombre de Cambiemos.

A las críticas se sumó el jefe del interbloque oficialista, Mario Negri, quien ya el martes por la noche buscó bajarle el tono a la iniciativa en declaraciones periodísticas, a sabiendas de que para la mayoría de los radicales el tema de la educación universitaria gratuita es una bandera histórica del partido.

Negri también criticó que la presentación del proyecto no haya sido consultada con el resto del interbloque y uno de los diputados que firmó el proyecto junto a Petri se molestó: "No sabía que tenía que pedir permiso para firmar una iniciativa", sostuvo.

La respuesta del jefe de la bancada oficialista fue que no era necesario pedir permiso pero que, cuando se trate de cuestiones sensibles, el proyecto "hay que traerlo al interbloque, antes que llevarlo a los medios" para evitar cortocircuitos como éste, confiaron a NA fuentes que participaron del encuentro.

Previamente, el jefe del interbloque de Cambiemos en el Senado, Luis Naidenoff, otro referente de la UCR, también había rechazado públicamente la posibilidad de cobrar un arancel a los extranjeros que cursan estudios universitarios en el país.

La universidad pública y gratuita es una conquista y un emblema argentino, que tiene que seguir recibiendo a todos aquellos que quieran estudiar y formarse profesionalmente, sin distinguir su nacionalidad de origen", sentenció Naidenoff a través de su cuenta en la red social Twitter.

La diputada nacional Josefina Mendoza ya había advertido el último martes que votaría en contra del arancelamiento de la educación pública.

"A 100 años de la Reforma Universitaria, como radical, como reformista y como estudiante no pienso acompañar bajo ningún concepto ningún proyecto de arancelamiento de la educación pública", anticipó la legisladora.

El tema del cobro por la atención en hospitales públicos, en cambio, quedó sujeto a las gestiones que de aquí en más haga la Cancillería, dado que en el caso de Bolivia el Gobierno de Evo Morales abrió la posibilidad de establecer un convenio de reciprocidad.

La misma solicitud fue enviada por el canciller Jorge Faurie a todos los países de la región.

Dejanos tu comentario