Diario Uno País

El proyecto está retrasado porque no cuenta con los fondos para su financiamiento. El costo total es de $60 millones y sólo están los $15 millones aprobados en el presupuesto 2013.

¿Te acordás del aerotranvía que va hasta el Cerro de la Gloria? Ese sueño está verde y lejos de cumplirse

Por UNO

Por Mariana Gilgil.mariana@diariouno.net.ar

El sueño del aerotranvía que llegará hasta el Cerro de la Gloria está lejos de cumplirse. Si bien el proyecto anunciado con bombos y platillos el año pasado por el gobernador Paco Pérez, y que estaba previsto para que se estrenara antes de fin de este año, por ahora no cuenta con los fondos para financiar el desarrollo del emprendimiento –costará $15 millones más de lo previsto en su etapa inicial– igualmente se avanza en el armado de pliegos par la licitación.

Desde el Ministerio de Infraestructura, Sergio Sanz, asesor y coordinador del novedoso proyecto, calculó que con suerte recién este año se podrá concretar el llamado a licitación, que será pública e internacional por la dificultad que representa la fabricación de las cabinas, y a partir de allí habrá que calcular unos 12 meses para que empiece a funcionar el tan ansiado medio de transporte.

En el boceto original se calculó que esta obra iba a costar $45 millones, pero, la sofisticación de las tres estaciones que contempla este tramo hicieron que los números se dispararan y subieran a $70 millones, pero lograron bajarlo a $60 millones.

De todos modos, Sanz adelantó a Diario UNO que en este momento están rediseñando las paradas para tratar de reducir costos para que sea más factible conseguir el dinero del megaemprendimiento, que depende de la cartera de Gobierno, de Rolando Baldazo.

“Se está gestionando el financiamiento y está demorado el llamado a licitación, del presupuesto anual 2013 se consiguieron $15 millones y ahora falta el resto, que son aproximadamente unos $45 millones”, explicó el encargado del proyecto.

Este trayecto del teleférico, que comprende desde el tramo desde el Parque General San Martín hasta el Cerro de la Gloria, recorrerá 2,8km y tendrá un total de 58 cabinas que se desplazarán a una altura aproximada de 20 metros del piso.

Contempla tres estaciones: una frente al torreón de la Penitenciaría sobre calle Boulogne Sur Mer, la segunda parada, que estará asentada en el estadio Malvinas Argentinas y la Villa Olímpica, y la última en el Cerro de la Gloria. Cada una de ellas contempla sanitarios, espacios para atención al cliente, tecnología y un lugar especial destinado a guardar las telecabinas, entre otros.

“La idea es que el aerotranvía se convierta en un complemento más para el transporte público de pasajeros de Mendoza y tenga coordinación con el funcionamiento del metrotranvía.

Además, este trayecto servirá para los turistas que visitan nuestra provincia”, comentó Sanz.

El objetivo final es descomprimir el tránsito vehicular del Gran Mendoza con un medio de transporte limpio, barato y seguro.

El sistema es eléctrico y en cada estación del trayecto habrá un operador que vigilará que cada cabina sólo sea abordada por 10 personas, capacidad máxima de carga. Este medio puede transportar hasta 1.500 personas por hora, siendo esta su capacidad máxima, que se puede duplicar al completar todo el tramo proyectado que sigue en pie y comprende desde la zona del Shopping, con una parada en el hospital Notti y escala en la terminal de ómnibus, y luego la segunda conexión, que llega hasta el parque Gral. San Martín.

Uno de los fines que persigue el aerotranvía es fortalecer la red de transporte público urbano para que los vehículos particulares no tengan la necesidad de ingresar al microcentro, además de ser un sistema que no contamina el medio ambiente.

Después de la puesta en marcha del metrotranvía, el Gobierno provincial apuesta a otro modelo de locomoción que forma parte de la idea del sistema metropolitano de transporte compuesto por trolebuses, trenes eléctricos y tranvía aéreos que atravesarán la ciudad e interconectarán los departamentos del Gran Mendoza, con el fin de descomprimir el flujo vehicular en el microcentro.